Chamán de Noruega

La princesa y el líder espiritual posan así de felices en las redes sociales./Instagram
La princesa y el líder espiritual posan así de felices en las redes sociales. / Instagram

La princesa Marta Luisa presenta al mundo a su nuevo amor, el chamán de Gwyneth Paltrow. «Me hace muy feliz», dice la novia

I. CUESTA

Cuando encuentras a tu alma gemela, lo sabes. Y yo he tenido la suerte de haber conocido a la mía... Me ha hecho darme cuenta de que el amor incondicional existe en este planeta... Me siento feliz y bendecida porque es mi novio». La declaración de amor pasaría por ser una más de las que cada segundo pueblan las redes sociales sino fuera porque la firmante no es otra que la princesa Marta Luisa de Noruega y el que la llena de alegría un famoso chamán al que sigue un batallón de personas. La hija pequeña de Harald ha entregado su corazón a Shaman Durek -quien, atención, se autodefine como «innovador evolutivo, 'hacker' espiritual, líder del empoderamiento femenino y activista de los derechos humanos»- demostrando ser una mujer que, desde luego, no se conforma con cualquiera.

«No elijo a mi hombre para satisfacer a ninguno de ustedes», ha escrito Marta Luisa en Instagram, en una suerte de aviso a navegantes. Más o menos lo que vino a decir cuando presentó al mundo a quien fue su marido y padre de sus tres hijos -Maud Angelica (16 años), Leah Isadora (12) y Emma Tallulah (11)-, el también controvertido Ari Behn, un peculiar escritor que, a su vez, se describe como «valiente, sinvergüenza, falto de equilibrio, demasiado intenso, y necesario», casi nada, y quien de un tiempo a esta parte vende con éxito sus tribulaciones tras separarse de la princesa.

Mucho más espiritual (y mucho menos farrero) parece este chamán y curandero que asegura haber visto la luz cuando, a los 30 años, un problema de salud le llevó a estar clínicamente muerto. Según cuenta en su biografía, el novio de la princesa Marta Luisa, nacido en el norte de California de padre africano-haitiano y madre de las Indias Orientales y Noruegas, terminó curándose. Una vez recuperado, dado que proviene de un largo linaje de practicantes espirituales, decidió compartir con el resto de los mortales lo que había aprendido.

Seminarios conjuntos

Si alguien tiene dudas sobre si la cosa va en serio, solo tiene que entrar en la página web del gurú norteamericano. En cuestión de segundos se dará de bruces con el anuncio de un seminario titulado 'La princesa y el chamán. 19-25 de mayo de 2019', acompañado de una foto de la feliz pareja. «La princesa Märtha Louise y el chamán Durek le invitan a un viaje a los misterios de la vida; cómo ponerse en contacto con su poder interior y crear conciencia para que saque a relucir el verdadero ser donde sea que esté en la vida. Estas noches le desafiarán a expandir su horizonte y le brindarán algunas herramientas para que pueda comprender mejor quién es usted», explican, por si alguien decide acudir a Noruega, pagar los 60 euros que piden, e intentarlo. Lo de localizar a su verdadero yo, se entiende.

De momento, ya hay quien asegura que los enamorados aprovecharán su paso por el país de la novia para que Durek conozca a sus suegros, quienes, a estas alturas, ya estarán más que curados de espanto. Los reyes nórdicos saben que su hija tiene una sensibilidad muy particular. Lo demostró cuando decidió ponerse a cantar y escribir relatos infantiles, y afirmó que podía comunicarse con los ángeles. Con semejantes aptitudes, es fácil entender que haya encontrado a su alma en este chamán, a quien sigue una tropa de gente bien y de 'celebrities', como Gwyneth Paltrow.