Al McKay: «Mi corazón y mi alma están en tocar en directo con otros músicos»

El guitarrista Al McKay, creador con Maurice White de temas como 'September' o 'Sing a Song', toca con su característica Gibson 335. /Thomas Andersen
El guitarrista Al McKay, creador con Maurice White de temas como 'September' o 'Sing a Song', toca con su característica Gibson 335. / Thomas Andersen

El veterano guitarrista y compositor de Earth, Wind & Fire anuncia un concierto largo y lleno de éxitos del grupo para que el público «quiera levantarse y bailar»

Natxo Artundo
NATXO ARTUNDO

Hace mucho que el zurdo Al McKay cogió por primera vez una guitarra. A los 18 ya salió de gira con los Turner, Ike y Tina. Luego, fue reconocido músico de estudio, como muchos de los que forman su banda All Star de 13 intérpretes. A sus 70 años, vuelve a dar vida a los éxitos de Earth, Wind and Fire, una banda en la que militó en unos años 70 donde los álbumes eran sinónimos de platino, a veces multiplicado hasta por cinco. No en vano McKay forma parte del Salón de la Fama del Rock and Roll -con EWF- y el de los Autores de Canciones.

- ¿Qué sensación tiene ante esta gira por Europa?

- Fabulosa. De hecho, nos encanta Europa y tocar allí, así que estamos con ganas. Y ya será pronto.

- Vienen al Festival de Jazz de Vitoria, donde la gente por lo general está sentada en los conciertos. ¿Les van a hacer levantarse y bailar?

- Ja, ja, ja, ja. Por supuesto, siempre esperamos que la música les afecte de manera que quieran levantarse y bailar. Estaremos en ello.

- ¿Qué me dice de su relación con el jazz clásico?

- Bueno, yo no soy un músico de jazz clásico, pero lo respeto y me encanta. Hay mucha música de jazz que me gusta, pero estoy más en sintonía con el rhythm and blues y el funk, con el r 'n' b más pop, ya sabe. Esas son mis raíces. En ocasiones, la gente cree que los músicos de Earth, Wind and Fire venimos del jazz, pero no es así. La música que creó el grupo no era demasiado jazz, ja, ja. Pero lo respeto mucho.

- Fue usted un audaz joven músico al decirle a Ike Turner que estaba equivocado en una canción...

- Ja, ja, ja. Bueno, era sólo una parte de guitarra. Y luego me contrataron. Yo había ido a un ensayo y él decía que había dos guitarras -era 'I'm Losing You' de The Temptations- y aunque lo parecía, era realmente sólo una. Resulta que yo sabía tocarla y se lo mostré. Y me contrató.

- ¿Qué supuso para usted ir de gira con la Ike & Tina Turner Revue?

- Lo primero, fue una bendición de Dios. Yo justo salía del instituto y su música me gustaba de verdad. De hecho, había estado en un 'show' de talentos en octavo curso y toqué una de sus canciones. Para mí fue una experiencia que, en ante todo, me abrió los ojos: salir a la carretera por primera vez y experimentar viajar tocando música, haciendo algo que me encanta. Y tocar con los grandes Ike y Tina Turner fue todo un regalo de Dios. Estaba muy, muy feliz, de que me eligiera.

- La vida nos da alegría y tristeza. ¿Cómo recuerda al cantante de EWF, Maurice White, fallecido hace dos años?

- Maurice White y yo éramos como hermanos, porque nuestra relación era muy guay. A veces, compleja, porque teníamos distintas opiniones sobre algunas cosas. Pero, como si fuéramos dos bateristas, musicalmente estábamos de acuerdo. A mí me gustaba lo que él hacía y a él, lo que hacía yo. Supongo que él era la cabeza en cuanto adónde iba esta música. Era su visión y creo que fuimos enviados a ayudarle a alcanzar esa meta: canciones que abrieran los ojos y sentidas con el corazón. Fuimos enviados para hacerlo posible. Y le echo de menos. Me gustaría que estuviera aquí todavía, pero su misión estaba cumplida y se ha ido.

- Supongo que les resultará difícil dejar canciones fuera de la lista.

- Sí. Tenemos que elegir. Intentamos escoger las que más les gustan a los fans, las que quieren escuchar, para conseguir la mejor respuesta por su parte. Todavía estamos cambiando el repertorio, hay tres o cuatro que echamos de menos en esta lista. Pero nuestro concierto es de casi dos horas sin parar y creo que es mucha música. Aunque sí es difícil encajarla.

- Y hay temas que son obligados.

- Por supuesto. Tenemos que hacer 'September', al igual que 'Reasons', también quieren oír 'After the Love is Gone'... No tocamos algunas, pero tratamos de mantener una rotación con algunos temas. Y conservar los que la gente quiere, como 'Fantasy' o 'In the Stone', los que le son más familiares.

Medio siglo de guitarras

- Hace ya 35 años que creó su All Star Band. ¿Cómo describiría la propuesta actual?

- Musicalmente, es un 'show' potente, excitante, que abrimos con 'Pride' del disco 'Faces', que es un gran tema para empezar. Luego, seguimos con 'Sun Goddess' y el resto... Estoy deseando tocar allí, que la gente venga y se divierta.

- Como guitarrista, ha vivido desde la invención del pedal wah wah hace 50 años hasta el anuncio de la bancarrota de Gibson Guitars. ¿Son muchos cambios?

- Guau, las cosas han cambiado muchísimo. Desafortunadamente, aunque creo y espero que finalmente Gibson se salve. La música es la música. Me refiero a que la tecnología ha evolucionado tan rápido y es algo tan diferente de aquello que recuerdo... Ese mundo analógico era el mío y en este nuevo mundo digital los sonidos son mejores, más claros, es más fácil hacerlos, repetirlos y copiarlos. Y, como músico que aún está en él, me gusta aprender. Todos los tíos de mi banda son mucho más jóvenes que yo y he aprendido mucho de ellos: nuevas cosas, nuevos sonidos. Me gusta, me siento como si todavía tuviera 30 años, ja, ja.

- ¿Cuántas guitarras tiene?

- Dejé de contarlas, deben de ser ochenta y tantas. Son todas de zurdo. Era mi meta, algo que quería conseguir porque nunca encontraba una guitarra para zurdo en su día. Y cuando veía una, me la compraba. Pero, claro, luego necesitas un lugar para tenerlas, donde guardarlas y en el que estén protegidas del calor y la humedad. Tienes que cuidarlas bien, lo que te lleva un tiempo, aparte de pagar lo que cuestan. La verdad es que me encantan. Algún día se las dejaré a mis hijos.

- ¿Tiene una favorita?

- Mi Gibson 335 roja es aún mi favorita. En estos días ya no la saco a la carretera, la he jubilado como quien dice. Tengo una nueva ahora. Y una Sánchez, hecha por Sammy Sánchez, el técnico de guitarras de Carlos Santana, tipo Stratocaster. Estas son mis favoritas ahora.

- Pese a la tecnología, ¿el alma humana es imprescindible para hacer una buena canción?

- Para mí, todo empieza con la canción, soy del mundo de las canciones. Incluso si usas programaciones, tiene que estar ahí el sentimiento. Mi corazón y mi alma están en tocar en directo con otros músicos.

 

Fotos

Vídeos