Y Carla Bruni se marchó con EL CORREO bajo el brazo

Carla Bruni, en su avión de vuelta a casa con un ejemplar de la edición alavesa de EL CORREO. /@carlabrunimadit
Carla Bruni, en su avión de vuelta a casa con un ejemplar de la edición alavesa de EL CORREO. / @carlabrunimadit

La agenda de la artista italofrancesa en Vitoria fue breve, lo que no le impidió mostrar simpatía y hacer guiños a la ciudad

Laura Alzola
LAURA ALZOLA

Apenas un equipaje de mano necesitó este jueves Carla Bruni en su estancia en Vitoria para protagonizar el primer concierto de la tercera jornada del Festival de Jazz. Llegó casi con el tiempo justo para preparar su concierto, pasar noche en el hotel y salir este viernes de regreso a casa con un ejemplar de EL CORREO bajo el brazo con su foto en portada. Ese puede ser el escueto resumen de la agenda de la diva italofrancesa en la capital alavesa. Y quizá la explicación se encuentre en la ausencia de su marido. Nicolas Sarkozy es un habitual en sus conciertos y este jueves no le acompañó. Todo lo cual no le impidió atender simpática alguna petición de los fans y hacer guiños a la ciudad, como posar en una panorámica con La Florida y la Catedral Nueva y colgar la imagen en las redes sociales.

Para los mitómanos, apenas hubo 'material'. Bruni llegó discretamente a su hotel de estancia en Vitoria –distinto al facilitado por la organización a los artistas del festival– hacia las cinco y cuarto de la tarde. En una Mercedes Viano –aportada por la organización, esta sí– y con un atuendo de americana, camisa y vaquero en tonos azules; nada estridente. Solo resaltaban, quizá, unas alpargatas fucsias y planas. Comodidad y sentido práctico en una vida con muchos 'bolos' y viajes. Le acompañaban dos asistentes. Uno dedicado a espantar a periodistas o curiosos molestos; otro para portar su guitarra.

La cantante junto a su hotel en Vitoria, horas antes de su actuación en el Festival de Jazz.
La cantante junto a su hotel en Vitoria, horas antes de su actuación en el Festival de Jazz. / Iosu Onandia

Dos horas de descanso

Casi dos horas de descanso y puesta a punto en el hotel hicieron falta para que la cantante se dirigiera al pabellón de Mendizorroza, donde estaba teniendo lugar el ensayo de los músicos que la acompañan en su gira, 'French Tour'. Salió de nuevo de la Viano oscura, vestida con la misma ropa pero esta vez escuchando música con los cascos. Además de la prensa, en 'Mendi' la aguardaba un fan, que llevaba esperando tres horas en la entrada trasera del pabellón. Todo por sacarse un 'selfie 'con Carla. Ella accedió encantada. «Con mucho gusto», respondía quitándose los cascos antes de posar. Un asistente volvía a llevarle una pequeña maleta y la guitarra.

En su tiempo libre en el hotel, la exmodelo aprovechó la ocasión para posar en una foto panorámica. ¿El fondo? El 'skyline' de Vitoria, con La Florida y la Catedral Nueva en primer plano. Se lució apoyada en la barandilla con cierta languidez, sonriente. Y no dudó en compartir la estampa con sus seguidores en redes sociales. Concretamente en las 'stories' de Instagram, adornado con un emoticono de corazón azul y un saludo a toda la ciudad: «Hola, Vitoria-Gasteiz!» La imagen se expandió como la pólvora en los grupos de whatsapp locales. Como para no hacerlo para una artista que demostró las razones de su magnetismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos