¿Qué veremos en el Bilbao BBK Live? Aquí puedes escucharlo

Rosalía, en su actuación de hace unos días en el festival danés de Roskilde./EFE
Rosalía, en su actuación de hace unos días en el festival danés de Roskilde. / EFE

¡En esta selección ha decidido el azar! Pinchamos a doce artistas que abarcan desde el indie argentino hasta la música neoclásica alemana, pasando (sí, cosas del 'random') por una tal Rosalía

CARLOS BENITO

La idea de seleccionar a diez o doce artistas del cartel de un festival está muy bien, pero siempre acaba planteando el mismo problema: ¿qué criterio aplicamos a la hora de dar forma a ese muestrario? Apostar simplemente por la popularidad sería ridículo, porque terminaríamos repasando ese puñado de nombres que aparecen en tipografía enorme y que más o menos conoce todo el mundo (todo el mundo al que le interesa esto, claro, porque gran parte de la sociedad vive feliz ajena a estos asuntos). Así que no suele quedar más remedio que tirar de la 'calidad', es decir, subirse a un taburete virtual y pontificar un poquito sobre lo más interesante del programa. Y, cómo no, recomendar gemas ocultas (que muchas veces uno acaba de escuchar por primera vez y quizá no vuelva a escuchar jamás). Lo malo es que, en fin, da la impresión de que ese concepto, la calidad, siempre está bastante teñido de gusto personal, con un sesgo que marca de manera irremediable el resultado.

Noticias relacionadas

Así que, esta vez, vamos a dejar el aperitivo del Bilbao BBK Live en manos de un aliado que nos ahorrará esos quebraderos de cabeza: el azar. Hemos asignado un número a cada artista del cartel (por orden alfabético, del 1 de 2manydjs al 98 de Zaza), hemos recurrido a un generador de cifras aleatorias de internet (cuántos hay, por cierto) y nos hemos encomendado a San Random para que nos asista en este trance. Prometemos que no hemos hecho trampa, y por eso no aparecen entre los doce de la selección John Grant, Khruangbin, Idles, Sleaford Mods ni Antifan (¿acaso creían que se iban a librar de que les colásemos por algún lado nuestros gustos?).

Moxie (viernes, 19.00 horas, escenario Basoa)

Y el azar, que a veces es un poco puñetero, ha decidido abrir fuego con una DJ para complicarnos un poco la vida, como si conociese nuestras carencias. Moxie es el nombre artístico de Alice Moxom, que empezó a foguearse en el oficio en los tiempos del dubstep, se ha labrado un nombre en NTS Radio (la emisora digital que se ha convertido en uno de los referentes de la electrónica abierta de miras) y ha llegado a la BBC: es, en fin, uno de esos enlaces directos entre el 'underground' y el 'mainstream' que parecen tan comunes en el Reino Unido y tan inusuales aquí. Es también responsable del club itinerante On Loop, con «una cómoda atmósfera festiva» que parece ideal para un entorno como Basoa y un arranque de jornada festivalera. Escuchemos su 'mix' de celebración de los siete años de NTS, con artistas como Andrew Ashong, Growing Palms, Motor City Drum Ensemble o Tirzah.

Charlotte Adigéry (sábado, 4.15 de la madrugada, escenario Gora!)

El amigo 'random' se nos pone extremista y se va ahora hasta una de las actuaciones de cierre del festival, en la madrugada del sábado al domingo, y también a uno de los últimos nombres en incorporarse al cartel, ya que se anunció en la tanda definitiva de hace un par de semanas. Esta vocalista belga-caribeña comparte el último 'slot' del Bilbao BBK Live con sus amigos 2manydjs, responsables de dar el empujón decisivo a su emergente carrera. La música de Charlotte Adigéry es un pop tecnificado, colorista y bailable que, en canciones como esta 'Paténipat', se impregna de ecos y aromas de sus ancestros antillanos. Si quieren corearla, el obsesivo estribillo está en criollo de Martinica y dice «zandoli pa té ni pat», algo así como 'el lagarto no tiene patas'.

Jonathan Bree (viernes, 21.45 horas, escenario Gora!)

Habrá que confesar que Jonathan Bree habría aparecido también en esta selección aunque no la hubiésemos dejado al azar, porque su pop barroco de raíces sesenteras ha evolucionado hacia un sonido personalísimo y fascinante, acompañado de una escenografía que no le va a la zaga. En las canciones del neozelandés Jonathan se sigue apreciando la influencia de artistas como Serge Gainsbourg (desde los bajos a los arreglos de cuerdas, que le sacan chispas al 'glissando'), pero incorporado a un estilo deslumbrante, con un punto excéntrico (de las máscaras a los címbalos) pero a la vez tremendamente accesible y adictivo. Y la muestra no puede ser otra que esta 'You're So Cool'.

The Strokes (viernes, 1.35 de la madrugada, escenario Nagusia)

¡Ahí va, por fin uno de los de tipografía grande! The Strokes son una banda que siempre arrastrará la circunstancia un poco incómoda de haber empezado su carrera en lo más alto: la prensa musical los encumbró desde el principio (en realidad, desde antes de haber publicado nada), el mundo celebró su música como una especie de resurrección del rock y su primer álbum, 'Is This It', ha quedado como uno de los referentes ineludibles del cambio de milenio, aunque todavía hoy se sigue debatiendo su verdadera relevancia. Como suele ocurrir, aquel hito de efectividad inmediata ha ensombrecido y condicionado su carrera posterior, con un parón intermedio y un peso variable de los teclados y la influencia ochentera. Ejem, una alerta para los falsos jóvenes: ¿se habían dado cuenta de que este 'Last Nite' ya tiene dieciocho años?

Anari (viernes, 20.50 horas, escenario Txiki)

Ya que hemos caído en la trampa de hablar sobre el paso del tiempo, abandonémonos a la melancolía: parece mentira que haga ya más de veinte años del debut de la artista de Azkoitia, uno de los pilares de la escena vasca. A Anari se la suele catalogar como cantautora porque compone y canta, eso es evidente, pero ese término tiene la contrapartida de apartarla de artistas cercanos en espíritu a los que no solemos denominar cantautores, de Nick Cave a Tom Waits, de PJ Harvey a Thalia Zedek, por no hablar de su vínculo fluido con el rock más aventurado. Este 'Epilogoa', con su crítica a «la industria de la tristeza», evidencia su combinación de fuerza, intensidad, belleza y poesía. Ah, Anari también estará en las alturas de Kobetamendi el domingo, para la fiesta de despedida de Berri Txarrak.

Rosalía (viernes, 23.00 horas, escenario Nagusia)

Seguro que ahora están pensando que menudo embustero, que ya es casualidad que el ordenador haya ido a quedarse con el número 74 de Rosalía, que cualquier treta se da por buena con tal de seguir dando la vara sobre la artista catalana. ¿Llegarán quizá los tentáculos promocionales de Rosalía a los generadores de números aleatorios? El caso es que aquí la tenemos, y el viernes la tendremos en el escenario grandote del Bilbao BBK Live, y seguiremos discutiendo unos con otros sobre su estatus artístico, el valor de su mezcla de flamenco y música urbana, su estética y bla bla bla... Y, mientras tanto, Rosalía sigue haciendo lo que le da la gana, como lanzar por sorpresa una rumbita en catalán y encargarles el vídeo a Los Ganglios, que no son precisamente la encarnación del maligno 'mainstream'.

Laurent Garnier (viernes, 4.00 de la madrugada, escenario Basoa)

Lo que está claro es que al amigo 'random' le ha molado especialmente la jornada del viernes: al final, esto del azar también va a tener sus pegas. Ahora, su caprichoso dedo ha ido a señalar a otro DJ, pero este resulta más fácil de presentar, porque el francés Laurent Garnier es un mito de la música de baile con una carrera de más de treinta años: su primer curro fue en 1987, nada menos que en el mítico The Haçienda de Manchester, y fue justamente allí donde quedó noqueado por la irrupción del house. El bueno de Laurent mantiene la pasión por descubrir nuevos artistas y, sobre todo, no ha renunciado a la vieja ética del oficio, hoy tan olvidada: «El DJ que lleve algo preparado a su show es un mal DJ», decía el mes pasado en una entrevista, en la que también afirmaba que «siempre ha habido electrónica buena y otra que es una mierda, igual que en el pop». Vamos a escuchar uno de sus temas propios, este 'Our Futur' que puede poner a bailar incluso a los más roqueros. O, al menos, tal vez les haga menear la cabeza con cierta aprobación.

Elena Colombi (jueves, 1.00 de la madrugada, escenario Lasai)

¡Caramba con el azar! Un momento, que vamos a documentarnos... Ya. Elena Colombi es una DJ italiana, afincada durante años en Londres y actualmente en Bruselas, con un gusto que otros suelen calificar de ecléctico pero que ella misma describe como «anárquico». Apasionada de rastrear en cubetas de discos ignotos, suele abrir sus sets a la sorpresa del pulso industrial, el pasaje ambiental o la reliquia oscura de los 80. Sirva como ejemplo la diversidad de sonidos de esta sesión reciente para la revista Crack, con ganchos para públicos dispares: un servidor, por ejemplo, sintoniza especialmente con los temas que arrancan a la altura de 30:50 y de 38:53.

Nils Frahm (jueves, 22.05, escenario Bestean)

Tiene algo de incógnita este concierto, emparedado entre las actuaciones en el escenario principal de Vetusta Morla y Liam Gallagher. Lo de Nils Frahm no tiene nada que ver con ellos, ni seguramente con ningún otro artista del festival: al pianista alemán lo mismo le cuelan en las 'playlists' de clásica contemporánea que en las de electrónica (bueno, y también en las de 'música para estudiar' o 'para relajarse'), porque sus exploraciones ocupan un territorio impreciso que a menudo logra fundir la belleza 'convencional' con unos parámetros experimentales en cuanto a la generación y el tratamiento del sonido (la colocación de los micrófonos, por ejemplo, tiene un peso fundamental en su música). Nils ya está más que acostumbrado a actuar en grandes festivales, pero eso no elimina la curiosidad sobre la reacción que tendrá el público más inquieto y hedonista.

Olatz Salvador (viernes, 17.30 horas, escenario Gora!)

Nuestra selección aleatoria parece mostrar una particular querencia por las artistas guipuzcoanas en euskera, porque nos traslada ahora al concierto tempranero de Olatz Salvador, una vocalista que procede de una banda de ska (es teclista de Skakeitan) pero ha cambiado radicalmente de parámetros a la hora de lanzarse en solitario. Su primer álbum, 'Zintzilik', es delicado, pausado, intimista y rico en arreglos, en una línea de cantautora rock que podría alinearse con la de Anari, pero sin su carga oscura.

Las Ligas Menores (sábado, 18.00 horas, escenario Firestone)

Da la sensación de que, en los últimos años, se han tendido puentes nuevos y muy necesarios entre las escenas de España y Argentina, tan compatibles y a menudo tan distanciadas. Las Ligas Menores (que ya estuvieron por aquí a finales del año pasado, tocando en el Shake!) forman parte de una generación muy influida por el indie americano de los 90, con su bautismo inspirado en un tema de Pavement, sus letras de emociones cotidianas y su tono general de encantadora ingenuidad. Desde luego, el quinteto bonaerense es una manera excelente de comenzar una jornada que tendrá entre los platos fuertes a Weezer, una de sus bandas de referencia.

Slaves (jueves, 23.10 horas, escenario Txiki)

Y terminamos de dar tumbos por el cartel catando uno de los ejes de esta edición: las nuevas formas que está adoptando el punk, especialmente en el Reino Unido. El dúo Slaves se cuenta entre los mascarones de proa de ese nuevo movimiento, si bien su sonido cada vez se diversifica más y resulta menos asimilable al punk. Los Slaves ya estuvieron en el Bilbao BBK Live y causaron cierta impresión por su brutal derroche decibélico (ensordecedor de veras) y su actitud macarra en general, aunque entre estallido y estallido los muchachos también son capaces de bordar el áspero lirismo de un Ian Dury, como hacen en este vals.