El BBK Live apura sus últimos compases

Dos jóvenes disfrutan del festival./Luis Ángel Gómez
Dos jóvenes disfrutan del festival. / Luis Ángel Gómez

La última jornada del festival de Kobetamendi espera con ansias la actuación de Gorillaz

SILVIA CANTERA

No forma parte de la programación, pero ya se ha convertido en una tradición. Este viernes volvió a llover de lo lindo en el BBK Live. El ritmo no decayó, pero este sábado algunas secuelas recuerdan que no está de más llevar un chubasquero encima. La organización ha cubierto con paja partes del recinto que este viernes acabaron como un barrizal. ¿Y hoy? Tras el bochorno mañanero, esta tarde todos en Kobetamendi miran al cielo, bastante encapotado especialmente a primera hora de la tarde.

Aunque el cansancio tras dos días de intensa fiesta se vaya haciendo notar, los festivaleros tienen que guardar fuerzas para los últimos compases. Los cabezas de cartel de este sábado, Gorillaz, no saldrán a escena hasta las dos menos cuarto de la madrugada. Cerrarán el escenario principal y entonces la fiesta se desplazará hacia la carpa y los escenarios Basoa y Lasai.

Sin colas a primera hora en San Mamés para subir en la lanzadera gratuita, esta jornada ha arrancado con calma. Sin aglomeraciones, sin demasiadas esperas. Una de las actuaciones más interesantes de la primera hora ha sido la de la Aneguria. La bilbaína se ha subido al escenario con una banda compuesta por varias decenas de músicos a ritmo de hip hop. Joe La Reina y Triángulo de Amor Bizarro son otros de los grupos con más interés esta tarde, y cuando caiga la noche merecen especial atención actuaciones como las de las madrileñas Las Odio, el ex de Oasis Noel Gallagher y Jungle, entre otros. Los que se queden hasta el final, después de disfrutar del gran show de Damon Albarn y Jamie Hewlett, Gorillaz, tendrán una sesión electrónica de lo más hipnótica en Basoa de la mano de John Talabot.