Largas colas para subir a Kobetamendi en la primera jornada del BBK Live

«Hemos hecho hora y diez minutos de cola para subir al autobús», aseguraba una joven

Eider Burgos
EIDER BURGOS

Los festivaleros aguardan para coger el autobús con nervios e ilusión, expectantes ante la primera jornada del BBK Live 2018, justo delante de las oficinas de Hacienda de la Diputación. La fila de asistentes que esperan impacientes subir a Kobetamendi invade por completa la calle de los Capuchinos. Una kilométrica cola rodea el edificio de EiTB. «Avanza muy despacio y no para de llegar gente», aseguran algunos de los festivaleros mientras esperan el autobús gratuito que les subirá al recinto. «Hemos hecho hora y diez minutos de cola para subir al autobús», aseguraba una joven.

Los organizadores del festival están informando a los presentes que la espera puede durar hasta dos horas y han recomendando en algunos momentos a aquellos que iban menos cargados que subieran a pie a Kobetamendi para agilizar las colas. En esta zona el ajetreo es habitual diariamente, pero no hasta tal punto. El 'baile' de autobuses será constante estos tres días.