El Ayuntamiento de Bilbao actuará «con contundencia si se ha dado contratación no adecuada» en el BBK Live

Festivaleros disfrutan de un concierto en el escenario Txiki del Bilbao BBK Live./El Correo
Festivaleros disfrutan de un concierto en el escenario Txiki del Bilbao BBK Live. / El Correo

El concejal Xabier Ochandiano asegura que le «consta un compromiso firme» de la promotora Last Tour para que también «en el ámbito laboral sea un festival ejemplar»

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

El Ayuntamiento de Bilbao actuará «con contundencia» si se ha dado una contratación «no adecuada» en el BBK Live 2019 celebrado a mediados de julio. Lo ha dicho en una comparecencia a petición propia el concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo, Xabier Ochandiano. Durante el transcurso del festival y en días posteriores se escucharon quejas por parte de los empleados que denunciaban las condiciones en las que tuvieron que desempeñar sus tareas.

«Todos los casos tienen como factor común la explotación laboral», aseguró el pasado miércoles La Asamblea de Jóvenes Precarios, Eragin Bilbo en una rueda de prensa. El colectivo, contra el que Last Tour ha anunciado que emprenderá acciones legales por «difamación«, denunció «sueldos inferiores a los cinco euros por hora; jornadas de hasta quince horas seguidas sin derecho a descansos reglados; inexistencia, en muchos casos, de contrato; obligación de mentir sobre las condiciones laborales en una inspección de trabajo...».

Ochandiano ha asegurado durante la sesión de este miércoles que el Ayuntamiento tiene su «firme compromiso de trabajar para que el festival vaya mejorando cada vez más». El concejal ha informado de que «Last Tour está haciendo un ejercicio también de valoración de sus propios proveedores, para que, si en algún caso se hubiera dado una situación no adecuada, se ataje, dejen de contar con ellos inmediatamente, la denuncien de manera directa e incluso, cada vez, integrar más contratación propia, directa, de Last Tour, contratación local».

«Esto va de compromiso político», ha asegurado, al tiempo que ha afirmado que tienen el suyo propio y el del equipo de Gobierno municipal y ha solicitado que «no tengan ninguna duda al respecto». En ese sentido, ha pedido que la trasladen al Gobierno municipal «si existe cualquier denuncia». Hasta el momento han recibido una denuncia, aunque han tenido conocimiento de quejas, a través de las redes sociales, que han sido remitidas a la organización y «que se han intentando atender en la medida de lo posible».

El edil ha insistido en que si se confirma que se ha llevado a cabo una contratación no adecuada se «actuará con contundencia, con vigilancia». Ochandiano ha reiterado que le «consta» que «el compromiso de Last Tour es firme, para que también el festival se diferencie no solo por lo atractivo que hace a la ciudad o el impacto económico, y que de manera pionera sea un festival libre de agresiones», sino también para que «en el ámbito laboral sea una festival ejemplar».

El evento musical, que acumula 14 años de historia, tiene una estimación por impacto económico de 24.371.600 euros. No obstante, en esta edición se han dado, al menos que les conste, una denuncia ante la Inspección de Trabajo, relacionada con «supuestas condiciones laborales no adecuadas». Según ha dicho, el Ayuntamiento, patrocinador principal del evento, está a disposición de Inspección de Trabajo para que «en el caso de que la Inspección resuelva que se hubiera dado alguna condición no conforme a la norma, se proceda con contundencia».

Críticas de la oposición

El edil popular Carlos García ha respaldado todos los eventos, entre los que ha incluido el BBK Live, que «pongan a Bilbao en el mapa y generen empleo y turismo». No obstante, como «sombra» del festival ha aludido a los problemas con el transporte, que «han existido y han sido bastante graves».

La portavoz de EH Bildu Jone Goirizelaia ha afirmado que el «impacto mediático negativo lo han traído las denuncias de los trabajadores, que empiezan el primer día». Ha afirmado también que el «desarrollo cultural en Bilbao es específico, diferente incluso con el idioma» y ha dicho no saber si «se potencia suficientemente los grupos» musicales vascos.

Por su parte, la portavoz de Elkarrekin Podemos, Ana Viñals, ha abogado porque «las empresas con las que trabaja el Ayuntamiento no contribuyan a la precarización del empleo» y ha defendido la necesidad de adoptar «medidas más concretas para evitar que vuelva a pasar» y que pueda producirse una contratación inadecuada.