«Según las encuestas, 3 de 4 diputados por Álava seguirán viviendo en Madrid», ironiza Suso

José Antonio Suso./Igor Aizpuru
José Antonio Suso. / Igor Aizpuru

El presidente territorial del PNV destaca el papel de su formación en la obtención de competencias y carga contra los partidos que tras las elecciones «se olvidarán» de quién les elige

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Vitoria se ha convertido en un parada obligatoria para los candidatos en las últimas fechas. «Viven permanentemente en Madrid y ahora vienen a hablar de los alaveses. Y si se cumplen las encuestas, tres de los cuatro diputados seguirán viviendo allí», ironizó este viernes el presidente del PNV alavés, José Antonio Suso, en clara referencia a Juan López de Uralde (Podemos), Javier Maroto (PP) e Isabel Celaá (PSOE) y para intentar destacar el papel del cabeza de lista jeltzale al Congreso, Mikel Legarda, durante la última legislatura.

Porque en la presentación de los candidatos alaveses a las Cortes Generales quedó claro que los peneuvistas quieren subrayar su arraigo y su trabajo por la provincia frente a otros que, según sus palabras, olvidarán a Álava en cuanto se queden envueltos en sus grupos parlamentarios. «Tenemos que tener las manos libres para no someternos a las ideas de otros. Es más importante que nunca que tengamos un grupo parlamentario propio.Cuando el PNV es influyente en Madrid, a Euskadi le va bien», señaló Legarda, quien destacó el trabajo realizado por sus compañeros de bancada para conseguir transferencias como la gestión de la AP-68 para avanzar hacia «el cumplimiento del Estatuto de Gernika» o la subida de las pensiones a nivel nacional

«El PNV no necesita candidatos estrella, espectáculo o pelotazos con los que sólo se busca un efecto inmediato. Buscamos el trabajo sostenido y la seriedad para que a Euskadi le vaya bien», añadió el diputado.

«La transferencia de la AP-68 es el colofón legislatura que ha sido fructífera para los alaveses y los vascos», señaló Suso, quien consideró que la campaña que empieza en siete días en el caso del resto de partidos se resumirá en «quitarle votos a quien hasta hace nada ha sido compañero ideológico y buscando demostrar quién es más de derechas», lanzó respecto al PP, Ciudadanos y Vox.