«Si Sánchez puede, pactará la independencia con Torra», avisa Casado

Pablo Casado, entre su esposa y su 'número dos' por Madrid, Adolfo Suárez Illana, ayer en el acto oficial del inicio de campaña. / EFE

El candidato popular acusa al líder socialista #de evitar el cara a cara porque le tiene «miedo»

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El PP afronta la campaña con el reto de frenar sus fugas a Ciudadanos y Vox, de ahí sus permanentes advertencias al electorado de la derecha de que dispersar el voto es perder fuerza y que hay una misión superior que cumplir: echar a Pedro Sánchez de La Moncloa. Para convencer a su votante tradicional, al defraudado y al indeciso, Casado alerta cada día sobre un presidente del Gobierno entregado, según él, a la causa secesionista, aliado de «Torra, Puigdemont, Otegi e Iglesias». «Si Sánchez puede, pactará la independencia con el señor Torra», llegó a dar ayer por sentado.

Con este mensaje, la cúpula de los populares quiere, además, recuperar la bandera de la unidad de España, pilar tradicional de la formación y que en las últimas elecciones catalanas y andaluzas rentabilizaron Ciudadanos y Vox. Trasladar, en definitiva, que el PP «ha vuelto», que no hay motivo para abandonar las siglas ni para confirmar en las urnas el severo retroceso electoral que recogen las encuestas.

Consciente de lo que se juega en una campaña con más un 40% de indecisos, Casado cargó las tintas contra Sánchez también por su negativa a mantener un cara a cara con él. Según el presidente de los populares, el jefe del Ejecutivo no se enfrenta a él porque le tiene «miedo». «No da la cara porque sabe que tiene que dar indultos a cambio de escaños», sostuvo en alusión al hecho de que Sánchez no descarte esta medida de gracia para los líderes secesionistas catalanes si son condenados.

El jefe de filas del PP hizo estas declaraciones por la mañana en un campo de naranjas de Valencia. Ya por la tarde, en el arranque oficial de la campaña celebrado en el madrileño parque del Retiro, pidió el apoyo para su partido a fin de «poner freno a la deriva secesionista» y la «posible recesión» en España. «Hoy empieza todo», proclamó. «Hoy empieza una campaña que va a cambiar España, que va a recuperar la dignidad, la seguridad, la prosperidad, la unidad y la trayectoria histórica de nuestra historia reciente, de nuestra Constitución, que quieren poner ahora mismo en venta, a trozos y a plazos».