El relato de Moncloa y el poco 'feeling' entre Sánchez y Rivera

El relato de Moncloa y el poco 'feeling' entre Sánchez y Rivera

El equipo del presidente en funciones calificó la cita con Casado de «cordial, afable y fluida». Con el líder de Ciudadanos han prescindido del afable

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Mucho se esperaba de la reunión de este martes entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Mucho... O poco, según se mire. En lo político, pese a 'abrazarse' en 2016, están a años luz. Y en lo personal, su relación es irreconciliable. No pueden ni verse, como confiesan políticos de distinto signo que han terciado con ellos. Nada que ver con Pablo Casado, presidente del PP, cuya relación es mucho más fluida que con el líder de Cs... En realidad, «fluida, cordial y afable», tal y como definió este lunes Moncloa el encuentro entre ambos. Para calificar la cita de este martes con Rivera, la palabra «afable» se ha caído del relato. «Ha sido fluida y cordial». El relato de Moncloa no da puntada sin hilo.

Comparar el mensaje oficial del equipo de comunicación de Pedro Sánchez respecto a una y otra reunión evidencia las muchas diferencias que existen entre los líderes de las tres principales formaciones de España. El del PSOE, tranquilo, esperando a ser investido. Los del PP y Cs, por contra, compitiendo con erigirse en líder de la oposición. Sólo puede quedar uno y en Moncloa tienen claro quién es. No sólo en las formas (llamó a Casado un día antes y a él solo, sin nadie más en la agenda), también en los mensajes.

Aquí el relato sobre el encuentro con Pablo Casado: «Se trataba de una toma de contacto para normalizar las relaciones y se ha conseguido».

Aquí, sobre Albert Rivera: «Resaltamos precisamente el hecho de que se haya producido (el encuentro) con el propósito de normalizar las relaciones institucionales y el diálogo político». ¿Y se ha conseguido? Silencio.

Más ejemplos

Sobre Casado: «No se ha hablado sobre acuerdos postelectorales, ni otras cuestiones, cuyo desarrollo compete a los grupos parlamentarios».

Sobre Rivera: «No se ha hablado sobre posibles acuerdos postelectorales, cuestión que compete a los grupos parlamentarios, si bien el presidente de Ciudadanos ha querido manifestar desde el principio al presidente en funciones que no favorecerá su investidura». La apostilla final es significativa.

Sí hay un nexo común en ambos mensajes: «Ambos líderes han constatado la necesidad de mantener una comunicación permanente sobre Cataluña, una cuestión clave».