Los socialistas logran la mayoría absoluta en el Senado

Los socialistas logran la mayoría absoluta en el Senado

El PSOE sería el único capaz de reactivar el artículo 155 |La cámara ha estado controlada por el PP desde hace 23 años

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La fragmentación del voto de la derecha, que se tradujo en la victoria del PSOE en buena parte de las provincias españolas, permitió a los socialistas obtener la mayoría absoluta en el Senado, una situación desconocida desde 1989, pues se trata de una cámara controlada por el PP de forma ininterrumpida en los últimos 23 años, incluso durante los siete años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004 a 2011). El PSOE, con el 70% escrutado, tenía 141 senadores, siete por encima de la mayoría absoluta.

Los socialistas, como en las seis legislaturas anteriores ocurrió con los populares, se vieron beneficiados por el sistema de elección del Senado, de tipo mayoritario, que de los cuatro escaños en liza en cada provincia -en las grandes islas son tres y dos en Ceuta y Melilla-, normalmente otorga tres asientos a la formación que obtiene más apoyos y el restante a la segunda.

La primera conclusión del vuelco en el Senado, donde hasta ayer el PP mandaba con mayoría absoluta, es que los socialistas serán la única llave capaz de poner en marcha el mecanismo para la intervención de una autonomía que contiene el artículo 155 de la Constitución Española. El Senado solo podrá decidir si activa el 155 -como ya hizo por siete meses el 27 de octubre de 2017- si así se lo pide el Gobierno de manera oficial, pero la intervención de la autonomía -aunque la quisiera el Ejecutivo- no se producirá salvo que lo decida la mayoría absoluta de la Cámara alta. En otras palabras, sin el placet del grupo del PSOE en el Senado, esté o no en el Gobierno, no se podrá poner en marcha este mecanismo extraordinario. Depende exclusivamente de estas siglas.

Pese a todo, la mayoría socialista del Senado será puesta a prueba dentro de solo un mes. El Senado, que en la actualidad se compone de 266 escaños, se forma con los 208 asientos escogidos ayer directamente en las urnas y otros 58 senadores designados por los parlamentos autonómicos en función de la representación de cada uno de los grupos en esas cámaras (un escaño por autonomía más otro más por cada millón de habitantes). El próximo 26 de mayo habrá elecciones en doce autonomías -todas menos Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucía- y hoy se votaron las nuevas Cortes valencianas, lo que hará que de cara al verano los nuevos parlamentos regionales salidos de las urnas renovarán a unos 40 de los 58 senadores de designación autonómica, lo que puede cambiar la relación de fuerza en la Cámara alta. No obstante, si la tendencia de voto de ayer se mantiene, el PSOE no debería perder la mayoría del Senado, pues mejoraría sus resultados en buena parte de las nuevas asambleas.

Las elecciones al Senado han supuesto una auténtica debacle para dos siglas, el PP y Unidos Podemos. En el caso de los populares, se han quedado en 73 senadores, menos de la mitad de los 149 que tenían. Se trata de su peor registro desde 1982, hace 37 años, cuando el partido aún se denominaba Alianza Popular y sacó 56 escaños en la Cámara alta. El partido liderado por Pablo Casado ha perdido la mayoría en una cámara que controlaba desde 1996.

Pablo Iglesias y las confluencias que han concurrido en Unidas Podemos se han quedado en seis senadores, pero todos de designación autonómica y, por lo tanto, en el aire en pocas semanas. Han perdido los 16 senadores elegidos en urna que lograron en 2016.

El gran vencedor es el PSOE, que consiguió su mejor resultado en el Senado desde los 148 escaños de 1986, hace 33 años. Los socialistas no ganaban las elecciones en esta cámara desde 1993 y no tenían mayoría absoluta desde 1989.

La otra sigla que obtuvo un magnífico resultado fue el PNV, que logró en urna nueve senadores, tres por cada provincia vasca, lo que le da un total de diez, pues dispone de otro de designación autonómica. En la actualidad tenía seis asientos en la Cámara alta. Esquerra, los sucesores del PDeCAT (JxCat-Junts) y Coalición Canaria repiten resultados con doce, cuatro y dos senadores, respectivamente.