El PSOE pide que el PP retire las palabras «repugnantes» del padre de Mari Luz

Juan José Cortes./EFE
Juan José Cortes. / EFE

Pedro Sánchez apela a la «moderación» tras acusarle Juan José Cortés de «sentarse a la mesacon asesinos, criminales, violadores y pederastas»

IGNACIO MARTÍN

El PSOE ha decidido poner pie en pared ante los discursos de trazo grueso con los que el PP intenta concentrar el voto de la derecha y desalojar a Pedro Sánchez de La Moncloa. Tras la escalada de las últimas semanas, la indignación del partido gubernamental alcanzó ayer un grado monumental al escuchar cómo su candidato era acusado de «sentarse a la mesa con asesinos, criminales, violadores y pederastas».

El autor de estas controvertidas declaraciones fue el 'número uno' de los populares al Congreso por Huelva, Juan José Cortés. Su hija Mari Luz, de 5 años, murió en enero de 2008 a manos de Santiago del Valle, que había sido condenado previamente por pederastia pero estaba en libertad por una serie de errores judiciales. En 2011 se le impusieron 22 años de prisión por el asesinato de la pequeña, cuya familia se embarcó desde el primer momento en una campaña en favor de la cadena perpetua por delitos de pederastia, y después en contra de que se derogue la prisión permanente revisable, como plantea el PSOE.

Este es el contexto en el que se enmarcan las críticas de Cortés a Sánchez el lunes en una visita electoral a Toledo, y quizás la dramática historia personal de quien las pronunció es lo que explique la respuesta de perfil bajo que le dio ayer Pedro Sánchez. El candidato socialista evitó en una comida mitin en Ourense citar por su nombre a Cortés y se limitó a reclamar «moderación» y advertir de que «cuando se rebasan todos los límites del insulto, no solamente están insultando a los socialistas, están insultando a la inteligencia de todos los españoles». Sánchez prefirió remitir sus dardos al PP, y lo hizo de forma indirecta, dirigiendo su discurso a la «gente buena de este país, la que no insulta, no miente, no crispa, no roba, no espía».

Menos contenido se mostró en ese mismo acto el líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, quien urgió al PP a que obligue a su cabeza de lista onubense a retractarse en un plazo de 24 horas o, en caso contrario, lo cese con carácter inmediato. El PSOE publicó un mensaje en Twitter en esta línea en el que exige a Pablo Casado «que rectifique y pida disculpas por las repugnantes acusaciones de su candidato. En política, no todo vale».

El líder del PP no solo no rectificó, sino que respaldó a Cortés. Casado se refirió en un mitin en Ciudad Real a «la desazón de las víctimas de delitos terribles, como mi amigo Juanjo Cortés, cuando ven que (el PSOE) dice que hay que derogar la prisión permanente revisable», algo que -aseguró el aspirante popular a La Moncloa- su partido «no va a tolerar».