Las parejas de los candidatos (Ciudadanos)

Malú, orgullosa de la bandera de España

Malú, durante una entrevista poco antes de lesionarse. /Alberto Ferreras
Malú, durante una entrevista poco antes de lesionarse. / Alberto Ferreras

La cantante, que está convaleciente de una lesión de tobillo, no suelta prenda sobre Albert Rivera

Julia Fernández
JULIA FERNÁNDEZ

Albert Rivera es un tipo que tiene un manejo absoluto del lenguaje y de los gestos, por eso no le importa enfrentarse a preguntas incómodas. Eso sí, siempre y cuando no sean personales. Aun así, su vida íntima no es ningún secreto para los medios.

A sus 39 años se le conocen tres relaciones sentimentales serias y públicas. La primera fue con Mariona Saperas, una psicóloga catalana con la que tuvo a su hija Daniela, la mujer que de verdad tiene el corazón del político en sus manos. Por ella se desvive y viaja lo que haga falta. En el puente aéreo Madrid-Barcelona le conocen bien. Siempre que puede se desplaza a la ciudad condal para no perderse un minuto con la cría, que ya tiene siete años. La relación con Saperas se rompió en 2013, justo cuando su carrera política empezó a despuntar a nivel nacional.

Dos años después empezó su noviazgo con Beatriz Tajuelo, una azafata de vuelo que lo dejó todo por él y que se acabó mudando a Madrid para que la relación prosperase. Y vaya si lo hizo: Tajuelo llegó a ser bautizada por la prensa como la primera dama naranja porque no se escondía y acudía a diferentes actos públicos con Rivera. De hecho, vivieron juntos un largo periodo electoral que, lejos de desgastarlos, los unió aún más. Y eso que la joven catalana era muy discreta, de perfil bajo, como dicen los entendidos. Hasta hoy, no se ha publicado una entrevista de ella en la prensa rosa. Ni siquiera cuando hace cuatro meses se hizo pública la ruptura.

Fue en ese momento cuando irrumpió en campaña otro nombre de mujer. Malú. Albert Rivera tenía ya nueva novia y era la cantante. Al menos, eso se dice en los mentideros. Los protagonistas no han confirmado ni desmentido el rumor y todo hace apuntar a que cuando el río suena... En el programa de Bertín Osborne de hace unos días, el catalán no habló de ella con nombre y apellidos, pero sí de una forma velada. Apeló a la libertad de cada uno para estar con quien quiera, algo que esperaba también para él.

Hablar de quién es Malú es redundante. La cantante tiene fama de sobra. Lleva desde los 15 años sobre los escenarios y ya tiene 37 recién cumplidos, como atestigua su Instagram, que no le lleva ningún 'comunity manager'. Empezó en la música por escaparse de las clases, estudiar no le gustaba demasiado. Sin embargo, el ritmo corría por sus venas. Es sobrina del gran Paco de Lucía, uno de los guitarristas flamencos más grandes que se conocen. Y su padre, Pepe de Lucía, es un productor de los buenos, llegó a trabajar con Camarón de la Isla, probablemente el cantaor con mayúsculas.

Con estos antecedentes, no es de extrañar que estuviera todo el día canturreando. Durante una fiesta familiar, otro productor, Jesús Yanes, se quedó prendado de su voz y le propuso grabar un disco. La joven aceptó pensando que así se libraba de ir al instituto. Su primer disco se llamó 'Aprendiz' y arrasó. Todavía hoy canta la composición homónima en sus conciertos y todo el mundo se la sabe. Que te apadrine, además, Alejandro Sanz también contribuye a que subas como la espuma.

En el hospital

Pero triunfar no es solo tocar el cielo con las manos una vez, es continuar con ellas entre las nubes. Y es lo que Malú ha conseguido trabajo discográfico tras trabajo discográfico. El año pasado sacó nuevo álbum, pero una mala pisada en el escenario en octubre le ha hecho cancelar su gira. Incluso ha tenido que pasar por quirófano en enero para reducir la rotura de ligamentos de su tobillo derecho.

La recuperación está siendo lenta -lo que le ha hecho volcarse con sus dos mascotas, la perra Danka y el gato Chanelo- y ello no solo la ha mantenido alejada de las tablas, también de los medios. Si no hay gira, tampoco hay promoción, ni entrevistas donde te puedan lanzar un ¿y qué tal con Albert? que te cambie la cara. Así que para todos, la artista sigue siendo esa 'coach' del programa de 'La Voz' de Telecinco simpática, sensible y con una sonrisa que no le cabe en el rostro.

Ver esta publicación en Instagram

La mejor forma de comenzar la semana ❤ #FelizLunes #AmorPerruno 🐶

Una publicación compartida de Malú (@_maluoficial_) el

Aunque María Lucía Sánchez Benítez, como está inscrita en el Registro Civil, tiene las espaldas muy anchas para cargar con lo que la prensa rosa dice de ella. Su anterior novio fue Gonzalo Miró, el hijo de la fallecida realizadora Pilar Miró, otro rostro famoso que siempre ha generado interés entre los medios por eso de que es hijo de madre soltera -se llegó a especular que su padre era el expresidente Felipe González-. Estuvieron juntos tres años, hasta 2017. Y pese a ser una relación formal, poco se dejaron ver y poco hablaron el uno del otro.

Concierto para el PSOE

¿Y de que pie (político) cojea la autora de 'Blanco y Negro'? Pues según ella, de ninguno, aunque las hemerotecas están ahí para algo. Y estamos seguros de que Bertín Osborne no participaría en un concierto organizado por el PSOE como hizo Malú en 2007. Entonces, fue ella la artista encargada de abrir la campaña socialista de la agrupación municipal de Jaén -aunque en un principio se manejó el nombre de Melendi, uno de sus grandes amigos. Fue en la plaza de toros y las entradas se podían retirar, entre otros lugares, en la sede local del PSOE. Eso sí, había un contrato de por medio, por lo que la cantante no lo hizo por amor al arte ni a la política.

Ver esta publicación en Instagram

Como el 🍷 amigo... Cada año mejor... Te quiero @_melendioficial_ ❤️

Una publicación compartida de Malú (@_maluoficial_) el

Después de eso, Malú no ha vuelto a pisar terreno farragoso y siempre ha intentado mantenerse alejada de ese ruedo, aunque en alguna entrevista ha deslizado que no le parece bien el uso que se da a la bandera española. A finales del año pasado, cuando aún no se había lesionado, concedió una entrevista a 'El Español' para promocionar su gira 'Oxígeno' y aseguró lo siguiente: «Se ha demonizado la bandera de España y eso me da pena. Se demonizó en su momento y ahora otra vez. Y creo que somos el único país en el que no estamos orgullosos de ser españoles». Un argumento que bien podría esgrimir Rivera en cualquiera de sus discursos. Eso sí, Malú aseguró que lo decía «desde una perspectiva totalmente apolítica, totalmente abierta y sin decantarme por ningún lugar».