«Si depende del PNV las derechas serán oposición», afirma Ortuzar

Ortuzar, en un acto celebrado anoche en Amorebieta./Twitter PNV
Ortuzar, en un acto celebrado anoche en Amorebieta. / Twitter PNV

El líder jeltzale reprocha a PP, Cs y Vox que utilicen a la sociedad vasca «como un kleenex» tras los incidentes del fin de semana

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

Por si las pistas de los últimos días no eran suficientes, el PNV dejó ayer bien claras sus preferencias a la hora de elegir nuevo presidente del Gobierno. No parece que la fructífera relación trabada por los nacionalistas con el PP de Rajoy hasta que la moción de censura la hizo saltar por los aires pueda reeditarse tras el 28-A. «Si el PNV es el que decide en Madrid, las tres derechas van a seguir en la oposición», advirtió Andoni Ortuzar tras llamar a «pararlas en seco».

El presidente jeltzale aprovechó su participación en un acto de campaña en Amorebieta para cerrar definitivamente la puerta a sus otrora socios «prioritarios». También a Ciudadanos y Vox. Ortuzar presentó al PNV como «el mejor muro de contención contra la ultraderecha que trata de hacernos retroceder».

Pese a que la preferencia por mantener a Sánchez en La Moncloa es evidente, el PNV también sigue atento a los aliados que quiera buscar el socialismo para seguir al mando. Y si cae en la tentación de apoyarse en Rivera, los jeltzales tampoco tienen intención de aplaudir. Más bien al contrario. «Votarnos tiene valor doble, contra la 'derechona' y para neutralizar el jacobinismo de una entente PSOE-Ciudadanos».

En todo caso, para el presidente del PNV los rivales a bloquear son Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal. Más si cabe tras sus visitas a Euskadi del pasado fin de semana, que se saldaron con graves incidentes por el acoso radical. Ortuzar criticó a «los ultras locales» y la «deplorable e injusta imagen» del País Vasco que ofrecieron con los escraches, pero cargó más aún contra la derecha española.

Ortuzar reprobó que PP, Cs y Vox «hayan utilizado Euskadi como un 'kleenex' con fines electoralistas cuando no les importamos un carajo». «No venían de pintxos, venían a pinchar», insistió, «querían lío porque ese lío vende mucho en Madrid», lamentó antes de criticar que los líderes de la derecha nacional conviertan Euskadi en un «parque temático de la violencia». «Es una utilización rastrera de una sociedad que ha sufrido tanto».