PNV y PSE condenan los incidentes de Bilbao y lamentan que «los extremistas» alimenten a Vox

Varios agentes intervienen en un altercado a las puertas del Euskalduna. / Luis Calabor

«Los ultras de aquí le hacen la campaña a los ultras de allí», critica Andoni Ortuzar, mientras Idoia Mendia destaca que «los extremos se tocan y retroalimentan»

JOSU GARCÍA | EVA MOLANO

Bilbao se despertó este domingo con la resaca de los incidentes protagonizados por grupos de radicales que protestaron contra un acto de Vox en el Palacio Euskalduna. Se quemaron contenedores, se lanzaron piedras y mobiliario urbano. Hubo cinco detenidos, que han quedado en libertad en las últimas horas. Esta mañana ha condenado los hechos el alcalde de la villa, Juan María Aburto, pero los altercados se han colado también en la campaña y han recibido la crítica por parte del PNV y PSE.

El presidente jeltzale, Andoni Ortuzar, ha calificado de «triste» el «espectáculo que ayer se formó» en la capital vizcaína. En un acto en Getxo, Ortuzar ha sostenido que «no es bueno ser ultra en ningún sitio, ni ultra abertzale ni ultra español». Y ha censurado el hecho de que «los ultras de aquí les hagan la campaña a los ultras de allí». En este contexto ha pedido el apoyo para su partido porque «el voto a los jeltzales es lo que les va a parar a ambos».

Por su parte, la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, ha asegurado que ha sido «terrible ver cómo los extremos se tocan y se retroalimentan». En un mitin en San Sebastián, Mendia ha lamentado que» un partido de extrema derecha como el de Abascal, con un discurso extremo, encontrara alimento en otros extremistas que trataron de impedir la celebración de su acto», ha dicho. »Que hagan actos, defiendan sus ideas, las expliquen. No tenemos ningún inconveniente pero es tremendo ver cómo gente de la izquierda abertzale o del radicalismo de la izquierda se va allí a aumentar el radicalismo de la derecha«, ha recalcado.

Unas horas antes, en un acto para celebrar el 175 aniversario de la Policía Municial, el alcalde de Bilbao había advertido de que lo vivido en la ciudad en la víspera ayer es una vuelta a «tiempos atrás». «Es como tener la sensación de que hay gente que vive de los malos recuerdos del pasado, gente que no sabe adaptarse a los nuevos tiempos y que vive en el entorno de la violencia», manifestó Juan María Aburto. El alcalde criticó, además, que se trata de «gente que cae en la provocación de otros».

Y apuntó que «entre unos y otros, todavía no han entendido que vivimos nuevos tiempos, que Bilbao es tierra de paz y de convivencia, una ciudad ilusionante y que actos como estos son intolerables, indecentes y sobran absolutamente en Bilbao». Aunque todavía no hay una valoración económica de los destrozos provocados en la ciudad, «son varios los contenedores quemados, en muchas ocasiones el plástico se adhirió a la calzada y hay muchos daños en las calzadas que habrá que reparar». Pero además, otros dificilmente cuantificables, como las «molestias causadas a la ciudadanía por las calles cortadas», o el numeroso personal «tanto de la Policía como de las brigadas de limpieza que tuvimos que derivar para recuperar la normalidad». Aburto también aseguró que había un dispositivo policial organizado para hacer frente a eventuales protestas violentas y destacado que la coordinación entre la Ertzaintza y la Policía Municipal fue «notable». «La Policía estuvo a la altura de las circunstancias y lo que ha intentado en todo momento es recuperar la normalidad de la ciudad».