Alonso cree «inaceptable» la «equidistancia» del PNV tras el acoso a Abascal y Rivera

Alfonso Alonso y Raquel González, ayer en Bilbao./EFE
Alfonso Alonso y Raquel González, ayer en Bilbao. / EFE

E. C.

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, expresó ayer su preocupación por la «inaceptable» reacción de «equidistancia» del PNV ante los incidentes en los mítines de Albert Rivera (Ciudadanos) y Santiago Abascal (Vox) celebrados el pasado fin de semana en Euskadi. En un acto electoral en Bilbao, criticó que los jeltzales hayan «repartido culpas» entre los «agresores y los agredidos». «Es la misma equidistancia que mantienen en la política de memoria y que mantiene vivo el odio» en el País Vasco tras el fin del terrorismo de ETA, sostuvo el dirigente popular.

Alonso dijo que en Euskadi es «difícil» no ser nacionalista y defender la unidad de España porque la libertad solo está garantizada «si estás callado y en silencio». «Depende de lo bien o mal que caigas al poder nacionalista que lo domina todo», añadió. Recordó que en el campus de Vitoria de la UPV fue agredido hace unos meses un estudiante por defender la unidad de España «con el cobijo de las instituciones y con impunidad» porque nadie ha sido detenido por ese ataque, y señaló que tampoco se ha actuado contra los responsables de incitar a la violencia» en los mítines de Ciudadanos y Vox.

El líder del PP vasco contrapuso la tranquilidad ayer en el centro de la capital vizcaína durante el acto de su partido con las «imágenes de vergüenza, de agresión, de violencia radical y de acoso que impiden la libertad y los derechos civiles» vividas el fin de semana en la villa y Rentería. En este sentido, mostró su solidaridad con los «compañeros políticos que vienen al País Vasco a ejercer sus derechos y sus libertades». «No hay duda -agregó- de que tenemos muy clara la línea que separa a los demócratas de los que intentan destruir la democracia».