Mireia Elkoroiribe, de la consejería de Salud a la primera línea municipal

Mireia Elkoroiribe, de la consejería de Salud a la primera línea municipal

Exciclista de 43 años, se afilió a los 38 al partido jeltzale y ha ocupado diversos puestos en el Gobierno vasco

MANUELA DÍAZ

Mireia Elkoroiribe ha emprendido en el último año una carrera de fondo hacia la alcaldía de Durango. Iba para ciclista. Y de las buenas. De hecho, consiguió varios premios a la mejor vizcaína en carretera cuando militaba en las categorías de cadete e infantil, e incluso brilló en la Emakumeen Bira regalando a la afición bonitas escapadas. Pero, aunque el deporte sigue siendo una parte importante para ella, los estudios fueron apartándola de la competición y la Sociedad Ciclista Duranguesa, pero no de la bicicleta. En la actualidad sube de vez en cuando hasta Oiz para desconectar, respirar hondo, contemplar Urkiola y su valle y regresar con las pilas cargadas.

Socia de La Cultural, euskaldun y fan de Bruce Springsteen y de la Creedence, se declara amante de la familia y sus amistades. Celosa de su intimidad, es muy activa en las redes sociales donde de vez en cuando muestra su faceta más poética colgando versos escritos por ella. A la hora de leer se decanta por la novela negra, con autores como Dolores Redondo. Sin embargo, su última lectura ha sido '22' de la duranguesa Paule San Salvador del Valle Arana, un viaje desgarrador y ejemplo de coraje de los últimos años de esta joven duranguesa que falleció de cáncer antes de ver publicado el libro.

De sonrisa fácil, a esta mujer de 43 años le gusta ver siempre el vaso medio lleno, y suele alejarse de los conflictos. Estudió Turismo en la Universidad de Deusto, sabe cuatro idiomas y se confiesa trabajadora. «He trabajado desde joven no porque no me dieran dinero en casa, sino porque me gustaba sentirme autónoma», afirma. Una faceta que le ha llevado a ser azafata en ferias, dar clases particulares y trabajar en la hostelería.

Al PNV, al que su amama le fue introduciendo cuando la acompañaba a ver los debates de Garaikoetxea y Ardanza, no se afilió hasta los 38 años cuando comenzó a trabajar en Eusko Trenbideak Sarea. Fue como el despegue de su vida política y privada. En apenas unos años se casó y nacieron sus dos hijos. La entonces consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, le ofreció el cargo de directora del departamento, un puesto que la abriría el camino al mundo de la política. «Me pilló en un momento difícil, con un niño de poco más de un año y embarazada. Nuria me animó, me dijo: 'Sé lo que es eso, yo he podido y sé que tú también'». Y aceptó. Luego pasó por ETS y en estos momentos es directora de Comunicación del Departamento de Salud.

Temas

Durango