Mikel Torres, el baluarte del socialismo en la Margen Izquierda

Mikel Torres, el baluarte del socialismo en la Margen Izquierda

A. GARCÍA

Cercano y amable, él mismo se define como «el alcalde que más se parece a los vecinos». Mikel Torres se hizo por primera vez con la makila en 2008, con 37 años. Cerca ya de cumplir los 49, cuenta con la seguridad de la experiencia. Secretario general de los socialistas vizcaínos desde 2014, a lo largo de su trayectoria se le ha considerado entre sus filas un firme candidato a asumir nuevas responsabilidades en el partido.

Su carrera política comenzó a los 25 cuando fue elegido líder de las Juventudes Socialistas de Euskadi. Ese mismo año se estrena en el Consistorio como concejal sin área. Hasta su investidura, Torres compagina sus responsabilidades municipales con su trabajo como economista –fue director de empleo del Centro de Empresas e Innovación (Cedemi)– y con su puesto de profesor de análisis contable en Sarriko. En esas mismas aulas estudió Empresariales. «Fui un buen alumno, de los que siempre iban a clase, ni siquiera aprendí a jugar al mus», recuerda, aunque de vez en cuando se quedaba un rato en la cafetería «viendo la etapa del Tour».

Al igual que muchos de sus vecinos, tiene raíces fuera de Euskadi. Sus padres emigraron a Portugalete y se conocieron en la villa. Él desde un pueblito de Extremadura y ella desde una aldea de Zamora. Torres regresa a ambos cada verano junto a su pareja, con la que lleva más de 25 años, y su pequeña Deva.

Volcado en el Consistorio, siempre que puede se escapa los miércoles por la tarde para echar un partido de fútbol con los amigos. También la apasiona la montaña. «Me gusta el deporte, sobre todo practicarlo», señala. Ya son cuatro legislaturas como alcalde. Durante estos años, ha ido viendo cómo el PSE iba perdiendo terreno en la zona hasta posar sobre sus hombros la responsabilidad de mantener el último baluarte de los socialistas en la Margen Izquierda.