Los 'lunares' del éxito jeltzale

Unas de las mayores decepciones para el PNV ha sido Galdakao, donde el retraso en la llegada de la Línea 5 del metro ha restado tres ediles a la candidatura jeltzale

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

Pese al espectacular balance global, incluido el logro del escaño europeo para Izaskun Bilbao con 180.000 votos más en Euskadi que hace cinco años -gracias también al repunte de la participación por el arrastre de las municipales y forales-, no todo han sido mieles para el PNV. También ha habido alguna hiel, lo que en unas elecciones por definición más cercanas al ciudadano siempre es por un voto de castigo allí donde ha habido turbulencias. Unas de las mayores decepciones para el PNV ha sido Galdakao, donde el retraso en la llegada de la Línea 5 del metro ha restado tres ediles a la candidatura jeltzale y deja la makila en manos de la plataforma vecinal creada para luchar por la llegada del suburbano y de EH Bildu.

Los procesos por corrupción también han pasado factura al partido jeltzale. Son significativos los casos de Alonsotegi y Bakio. En la primera, donde los tres anteriores regidores jeltzales tienen cuentas pendientes con la Justicia, EH Bildu logró ganar las elecciones y el PNV perdió un edil, aunque si jeltzales y socialistas reeditan sus acuerdos los peneuvistas mantendrían la Alcaldía.

También en Bakio la izquierda abertzale pudo consumar el 'sorpasso' sobre el PNV y se convirtió en la fuerza más votada por primera vez desde 1979. El año pasado el exalcalde jeltzale Txomin Renteria fue condenado por el Supremo a ocho años de inhabilitación por un delito de prevaricación. En Durango, el PNV subió ligeramente y fue el partido más votado pero un acuerdo de EH Bildu y Herriaren Eskubidea podría dejarle sin la makila.

En Gipuzkoa, EH Bildu logra arrebatar al PNV las alcaldías de Zumaia, Villabona, Bergara y Zestoa, entre otras.