Mikel Torres mantiene el fortín socialista de Portugalete

Mikel Torres alza la makila./Yvonne Iturgaiz
Mikel Torres alza la makila. / Yvonne Iturgaiz

Sus diez concejales y el voto en blanco de PNV y PP han aupado al secretario general del PSE en Bizkaia a su cuarta legislatura al frente del Consistorio jarrillero

SERGIO LLAMASPortugalete

La cuarta legislatura del socialista Mikel Torres como alcalde de Portugalete ha comenzado este mediodía con un discurso cargado de emoción, en el que las lágrimas han llegado a aflorar en los ojos del dirigente socialista al recordar a su familia, amigos y compañeros de partido. Torres, que ha renovado el cargo con el apoyo de sus diez concejales y el voto en blanco de los cinco ediles del PNV, además del ostentado por el representante del PP, ha prometido a los asistentes que siempre encontrarán su «puerta abierta». «El problema de un vecino es el problema de su alcalde», ha destacado el regidor, que también ha reivindicado la mejora vivida en el municipio durante los últimos años y se ha comprometido a «defender el acuerdo» para «continuar con una transformación extraordinaria de la que todos nos sintamos orgullosos».

El recién renombrado alcalde de Portugalete ha recordado que la villa jarrillera, cuyo 700 aniversario tendrá lugar bajo su mandato (en 2022), «está formada por ciudadanos libres e iguales, con sentimientos de identidades diversos y plurales» y ha subrayado que «Portugalete se construye en castellano y en euskera», pero también «en inglés o alemán para asegurar el futuro de nuestros hijos, y en otros dialectos diversos para saber acoger con solidaridad y compromiso a quienes más lo necesitan».

La investidura se ha celebrado en un salón de plenos lleno en el que no han faltado dirigentes socialistas, como el diputado y exlehendakari Patxi López, la secretaria general del PSE, Idioia Mendia, el portavoz del Parlamento vasco José Antonio Pastor o la secretaria de Política Institucional, Begoña Gil. Los asistentes se han tenido que repartir por el salón de plenos y han vivido un pequeño susto cuando uno de los grandes cuadros que cuelgan de sus paredes, el del general José Justo, se ha caído en mitad del discurso del líder de la oposición, Txema Ezkerra (PNV). «Es el peso de la historia», ha bromeado Torres tras la interrupción.

Torres, que juró el cargo de concejal en euskera y el de alcalde en castellano, se ha comprometido a trabajar para «eliminar la lacra del desempleo», con unos índices más altos en la Margen Izquierda que en el resto de Bizkaia, y para los mayores. «Sabemos los sacrificios que tuvieron que hacer para alcanzar la prosperidad y ahora les ha tocado encabezar otra lucha, la de las pensiones dignas no solo para ellos, que se las merecen, sino para las generaciones futuras», ha apuntado.

«Debe haber acuerdos»

Antes de su intervención Torres recibió la felicitación de sus compañeros, con Jon Pesquera como portavoz, que destacó su «trabajo y dedicación». También el líder del PNV, Txema Ezkerra, felicitó al alcalde por su reelección y avanzó que trabajarán de una forma «no personalista», «construida sobre valores» para «responder a las necesidades planteadas durante la campaña». «Quienes nos dedicamos a esto tenemos que tener claro que por encima de la confrontación debe haber acuerdos para evitar desconfianzas. Lo debemos y nos lo debemos», ha señalado.

El líder de Elkarrekin Podemos en el Ayuntamiento de Portugalete, Jon Medrano, ha recuperado su discurso de hace cuatro años porque «era tan cierto antes como ahora», y se ha autodefinido como líder de la oposición al señalar el pacto de investidura entre el PNV y el PSE se ha «alcanzado fuera de este municipio».

Por su parte, el portavoz de EH Bildu, Iker Gil, ha defendido un «proyecto integrador para toda la ciudadanía que esté basado en la democracia participativa» y se ha comprometido a trabajar por los derechos lingüísticos de los euskaldunes ante «las carencias y obstáculos» que hay en el entorno.

El concejal del PP, José Navarro, ha sido encargado de presidir la mesa de edad como el más veterano de la corporación, junto a la socialista Saray Muñoz, la más joven. Después de declarar a Torres como alcalde, y de colocarle la medalla, Navarro ha asegurado encontrarse «muy a gusto» a pesar de ser su primera legislatura como concejal. «En cuanto a mis compromisos y metas, espero aportar a mi pueblo todo lo que he recibido», ha agregado.

Perfil de Mikel Torres