La jeltzale Amaia Agirre se convierte en la primera alcaldesa de Getxo

Amaia Agirre, alcaldesa de Getxo./Pedro Urresti
Amaia Agirre, alcaldesa de Getxo. / Pedro Urresti

Aboga por llegar al mayor consenso posible con el resto de partidos en esta nueva andadura para impulsar nuevos proyectos para el municipio

TERRY BASTERRAGetxo

Getxo abre una nueva etapa. Lo hace de la mano de Amaia Agirre, la que es ya la primera alcaldesa en la historia del tercer municipio más poblado de Bizkaia. La jeltzale hereda el bastón de mando de Imanol Landa, el que ha sido su guía durante el pasado mandato y que le ha dejado proyectos importantes para el municipio finalizados, como Muxikebarri –el nuevo Getxo Antzokia–, pero otros en los que aún queda mucho trabajo por delante hasta culminarlos, como la remodelación de la ciudad deportiva de Fadura o la aprobación de un nuevo Plan General de Ordenación que sustituya al de 2001, por citar dos ejemplos.

Agirre sabe que le espera un trabajo intenso por delante durante estos cuatro años, pero le ilusiona el reto que se le presenta. «Comienza una nueva andadura en Getxo», ha recalcado esta mañana en su discurso de investidura, una localidad que «transita hacia la sostenibilidad económica, medioambiental y social, un municipio que es diverso y con el que nos comprometemos con las personas que viven en él».

Entre los objetivos que ha avanzado instantes después de recibir la makila de manos de su predecesor, el también jeltzale Imanol Landa, ha hecho especial énfasis en «colocar a Getxo en la vanguardia cultural de Euskadi». Los festivales de música –blues, jazz...– ya los tenía, pero el nuevo Muxikebarri ofrece a la localidad unas inmensas posibilidades para atraer espectáculos de ópera, danza o teatro de primer nivel.

El deporte y la actividad económica y el fomento de la vida saludable que se genera entorno a él es otra de las apuestas del equipo de gobierno que liderará Agirre. Le acompañarán los once concejales del PNV, los únicos que respaldaron ayer su investidura. Los tres ediles del PSE votaron en blanco, mientras que los representantes del resto de fuerzas municipales apoyaron a sus cabezas de lista. El popular Eduardo Andrade obtuvo cinco apoyos; por cuatro de Nerea Guijarrubia, de EH Bildu, y dos de Ina Robles, de Elkarrekin Podemos.

La integración del PSE en el ejecutivo local getxotarra no se sabrá hasta próximas fechas. Tampoco la composición del ejecutivo local ni el reparto de carteras. Jeltzales y socialistas se van a reunir para ver si el apoyo mutuo acordado por las direcciones de estos partidos en Euskadi se queda en un respaldo presupuestario y poco más, o alcanzan acuerdos programáticos que animen a los socialistas a asumir responsabilidades de gobierno.

La socialista Carmen Díaz ha apuntado esta mañana que ellos negociarán «en base a programa». La nueva alcaldesa es favorable a llegar a puntos de entendimiento con el PSE, pero le gustaría poder alcanzarlos también con el mayor número de fuerzas posibles. «Trataremos de acordar los proyectos que pongamos encima de la mesa con los demás partidos y llegar a consensos. Ese es el papel que debemos desempeñar los políticos».

Perfil Amaia Agirre