Los independientes toman la Alcaldía de Balmaseda tras cuatro décadas de gobierno nacionalista

Aitor Larrinaga, nuevo alcalde de Balmaseda./Fernando Gómez
Aitor Larrinaga, nuevo alcalde de Balmaseda. / Fernando Gómez

«Esta makila es vuestra. Sólo la tomo prestada», ha dicho Aitor Larrinaga, el nuevo alcalde

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

No ha habido sorpresas. Después de cuatro décadas de hegemonía nacionalista, el Ayuntamiento de Balmaseda cambia de color. Aitor Larrinaga, de la Candidatura Local Independiente, ya es el nuevo alcalde de la primera villa vizcaína. Así lo decidieron las urnas el pasado 26 de mayo, otorgando a la CLI seis de los trece ediles que conforman la Corporación municipal, y así lo ha respaldado también EH Bildu, con el apoyo de su único concejal para facilitar la investidura. Y punto, porque de momento no hay pacto de gobierno que valga. «Ha pasado muy poco tiempo para componer un acuerdo de gran calado», advertía el nuevo regidor la víspera de su investidura.

Tras 16 años en la oposición, apenas diez minutos le han bastado a Larrrinaga para, después de prometer su cargo, tomar la makila de manos del hasta ahora alcalde, Álvaro Parro, con el que se ha fundido en un abrazo. «Esta makila es vuestra. Sólo la tomo prestada», ha dicho al público que abarrotaba el pequeño salón de plenos, que ha recibido al primer edil con un sonoro aplauso.

«A partir del lunes, todos a trabajar», ha advertido a los simpatizantes de la CLI que han esperado al alcalde al término de la sesión. Hoy no tocaba hablar de pactos, aunque EH Bildu se ha ofrecido a la CLI como «socio preferente» para articular una forma «diferente» de gobernar. Lo que parece seguro es que el PNV, con 5 concejales, liderará por primera vez una oposición en la que también estará el PSE, con un representante.