El PP gana pero ve peligrar Laguardia

Triunfo agridulce para César García de Olano (PP)./
Triunfo agridulce para César García de Olano (PP).

Repite como primera fuerza pero se deja 81 votos, lo que abre las puertas de la Alcaldía a los jeltzales si acuerdan con EH Bildu o el PSE

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

Triunfo agridulce del Partido Popular en Laguardia, que es la fuerza más votada pero que ha perdido 81 votos con respecto a los comicios municipales de 2015. Entre esta pérdida de apoyos de la candidatura liderada por el joven César García de Olano –hijo de quien también fuera alcalde de la villa entre 2000 y 2003– y el incremento del PNV, que ha ganado 45 sufragios, se prevé una dura pugna por la Alcaldía entre populares y jetzales. EH Bildu, que mantiene sus dos concejales, puede tener la llave de la gobernabilidad en una de las principales localidades de Rioja Alavesa. Pero también el PSE, que regresa al pleno del Ayuntamiento tras 28 años de ausencia, aspira a ser protagonista con su escaño, conseguido tras haber presentado una lista repleta de candidatos independientes.

El PP ha ganado de manera consecutiva las siete últimas elecciones municipales en Laguardia, pero se puede repetir el escenario de 2007 cuando PNV y EA se aliaron para dar la makila a María Jesús Amelibia. Lucio Castañeda fue la apuesta de la junta local del PNV y ha conseguido mejorar los resultados de hace cuatro años. Todo lo contrario que el PP, que en 2015 estuvo a tres votos de ganar por mayoría absoluta con Pedro León y ahora ve peligrar la Alcaldía.

El municipio ha conseguido salir durante esta pasada legislatura del plan de rescate financiero y «dejamos el mejor remanente económico de las últimas décadas en el Ayuntamiento», destacaba días atras el todavía regidor. Estos «logros» no han tenido el resultado esperado en las urnas por el PP.

El turismo, al alza

Con la situación financiera más saneada, Laguardia encara el futuro con optimismo, con unas cifras de turistas que crecen año tras año  y con importantes proyectos de nuevas bodegas para consolidar el municipio como la capital del vino de Rioja Alavesa.

Pero no está todo hecho en la villa y el próximo alcalde deberá resolver asuntos importantes. Contar con un centro de salud a la altura de las necesidades de sus casi 1.500 habitantes estará, a buen seguro, entre la lista de prioridades tanto de García de Olano como de Castañeda.

Y otra cuestión pendiente es reducir la peligrosidad de la carretera A-124, que discurre por la comarca vitivinícola y que a su paso por Laguardia se convierte en una travesía que soporta a diario una densidad de tráfico importante, de entre 2.000 y 3.000 vehículos. Esto supone un riesgo para los vecinos y, de hecho, en poco más de dos meses, entre diciembre y febrero, se registaron dos atropellos mortales.

Concejales de Laguardia