El PSE mantiene su feudo en Iruña de Oca

Javier Martínez continuará en la Alcaldía./
Javier Martínez continuará en la Alcaldía.

Los socialistas ganan 23 votos respecto a 2015, mientras que el PNV refuerza su posición como líder de la oposición al ganar un escaño

María Rego
MARÍA REGO

En el mapa teñido de 'verde PNV' que ayer dibujaron las urnas en Álava sobresale un brochazo rojo llamado Iruña de Oca. Otra vez, con la diferencia de que, en esta ocasión, no hay otro rastro de este color sobre el plano. Porque el PSE, salvo que fructifique algún improbable pacto entre otras formaciones, sumará aquí una legislatura más con la makila local entre sus manos, en concreto, en las de Javier Martínez, quien lleva ya 15 años al frente de la Alcaldía de uno de los grandes municipios de La Llanada. Los socialistas, además, no sólo revalidan el apoyo ciudadano obtenido hace cuatro años, sino que lo mejoran -tímidamente, eso sí, pese al 'efecto Sánchez'- respecto a la cita de 2015. Entonces lograron 510 votos, mientras que el 26-M les dejó 533 y el mismo número de ediles, cuatro, un resultado para endulzar una noche en la que la formación de izquierdas perdió el otro Ayuntamiento -en favor de los jeltzales- que retenía en el territorio, Moreda.

Iruña de Oca se mantiene, pues, como el único feudo socialista en Álava tras unos comicios a los que concurrieron hasta seis siglas en este pueblo que roza los 3.500 vecinos. De ellas, sólo Ciudadanos se ha quedado fuera de una Corporación municipal cuya composición deja, además del PSE, otro evidente ganador en el PNV. Los peneuvistas -con 422 votos, 248 en 2015- refuerzan su posición como principal partido de la oposición al conseguir tres escaños, uno más que en la legislatura recién cerrada. La lectura negativa del 26-M es para el PP, que en su sangría generalizada en el territorio ha reducido su presencia a la mitad -de dos a un concejal- en esta localidad ubicada en torno a la N-1.

EH Bildu, tercera fuerza

EH Bildu, que en el último mandato se ha convertido en el auténtico 'azote' del Ejecutivo local, se aprovecha de la caída de los populares y se sitúa con los mimos ediles que hasta ahora (2) pero como tercera fuerza en Iruña de Oca, donde hace unos meses intentó sin éxito recabar el respaldo de otras formaciones contra el TAV. El reparto de escaños lo cierra Elkarrekin Podemos -bajo su paraguas se presentaba Irabazi, que en 2015 obtuvo un concejal- con una representante en el pleno. Allí, en la última sesión de la legislatura, se aprobó uno de los proyectos clave en el futuro del pueblo como es la creación de un centro de investigación de las aguas fluviales. En un horizonte más cercano aparecen el desembarco de la plataforma logística de Lidl o la mejora de la accesibilidad en el jardín botánico de Santa Catalina, el motor turístico de la zona.