El PP reclama al Gobierno vasco que pague 280 millones para saldar su «deuda histórica» con Álava

Leticia Comerón e Iñaki Oyarzábal, ante los simpatizantes en el acto celebrado en el hotel Canciller Ayala./Igor Aizpuru
Leticia Comerón e Iñaki Oyarzábal, ante los simpatizantes en el acto celebrado en el hotel Canciller Ayala. / Igor Aizpuru

Oyarzábal y Comerón dicen que el PNV «nos ve como vascos de segunda y no podemos convertirnos en un territorio satélite de Bizkaia»

Iosu Cueto
IOSU CUETO

El PP quiere «darle un meneo» a la situación política en Álava, una territorio donde los líderes locales del PNV «no se atreven a denunciar el maltrato del Gobierno vasco» porque prefieren «plegarse» a sus superiores. Frente a ello, los populares prefieren intervenir para convertirse en «la voz» de una provincia que si sigue gobernada por los jeltzales «se convertirá en un territorio satélite de Bizkaia».

El PP ha vuelto a tirar del recurso del agravio territorial para movilizar al electorado en el acto electoral celebrado este viernes ante decenas de simpatizantes, protagonizado por el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y los candidatos a diputado general y alcaldesa de Vitoria, Iñaki Oyarzábal y Leticia Comerón. Oyarzábal ha sido el más duro con el Gobierno vasco, que a su juicio «racanea» a Álava y centra sus preocupaciones en Bizkaia y Gipuzkoa. Por eso, volvió a pedir un cambio en la Ley de Aportaciones, que debería ser «mas justa» para que los impuestos que pagan los alaveses «se inviertan aquí». En este sentido, ha reclamado «la deuda histórica» que la administración autonómica tiene con Álava, que ha cifrado en 280 millones. Además, el PP exige otros 50 millones anuales en inversiones «para atender a nuestro tejido productivo y apoyar a los empresarios». El aspirante a liderar la Diputación ha lamentado que el Gabinete Urkullu «nos vea como vascos de segunda».

Por su parte, Comerón ha lamentado que Vitoria «no tiene un alcalde que levante la voz», lo que ha tenido consecuencias en el último mandato. Vitoria, ha subrayado, «está triste, sucia y mucho más dejada». Y eso es, ha agregado, porque «para Gorka Urtaran es mucho más importante quedar bien con su partido». Su Gobierno «apoyado por EH Bildu y Podemos» ha sido incapaz de «superar la parálisis» y ha demostrado que «se ahoga en un vaso de agua».

La candidata al primer sillón consistorial ha preguntado en alto a los asistentes si conocían algún proyecto destacado que Urtaran hubiera inaugurado. Ante el silencio, ha explicado que la razón es que «es el alcalde que menos ha invertido en la historia de Vitoria».

El acto ha sido presentado por Alfonso Alonso, que ha dicho que Álava no debe permitir «que este país esté al servicio de un solo partido. Ya está bien que el PNV quiera mandar sobre todas las cosas. En el PP somos respondones y tenemos fuerza». El también exalcalde ha asumido que su partido viene «de un mal resultado» en las generales, pero ha recomendado a Pedro Sánchez «que se ande con ojo, que nadie le ha dado un cheque en blanco, que hay una oposición y una alternativa que surge con fuerza desde la centralidad, la moderación, que quiere la España constitucional y defender los valores que siempre la ha hecho más fuerte«.

El equipo liderado por Pedro Sánchez, ha añadido el también exministro popular, «ya está tratando de hacer cositas para los independentistas», al proponer al dirigente del PSC, Miquel Iceta, como presidente del Senado y al «tratar de entenderse con los de Podemos».