Urtaran ofrece diálogo para construir una Vitoria «más moderna y competitiva»

Urtaran recibe la medalla de alcalde./Igor Aizpuru
Urtaran recibe la medalla de alcalde. / Igor Aizpuru

El alcalde, elegido con el respaldo de los 13 concejales del PNV y del PSE, promete trabajar «de forma incansable» para explotar las fortalezas de Vitoria

Iosu Cueto
IOSU CUETO

El candidato del PNV y cabeza de lista más votada el pasado 26-M, Gorka Urtaran, ha sido investido este sábado alcalde de Vitoria con el apoyo de su partido y de los socialistas, con quienes espera cerrar un nuevo pacto de gobierno para afrontar un segundo mandato en minoría. Urtaran ha empuñado la makila al lograr 13 votos –los 7 del PNV y los 6 del PSE– y la única candidatura alternativa, presentada por la independentista Miren Larrion a pesar de su segura derrota, ha recibido los 6 respaldos de EH Bildu. Los corporativos del PP y de Elkarrekin Podemos han votado en blanco.

Tras sentarse en el primer sillón consistorial, Urtaran ha prometido respetar la «pluralidad» del pleno y ha invitado a los grupos a alcanzar acuerdos para impulsar «la modernización» de una Vitoria «competitiva» que explote sus fortalezas. También ha apostado por «cambiar la dicotomía gobierno-oposición por la de gobierno-colaboración». El regidor ha recalcado que «es el momento de sumar y colaborar, de trabajar juntos por nuestro futuro».

La sesión de hoy es la antesala de un pacto de gobierno con la socialista Maider Etxebarria que, aunque parece inminente, sigue sin firmarse. La reedición del acuerdo global PNV-PSE para gobernar en las instituciones vascas a nivel municipal y foral ha facilitado, en este primer paso, que Urtaran retenga la makila y enlace dos legislaturas consecutivas en el poder tras lograr el primer triunfo jeltzale en Vitoria en 24 años. Eso sí, el regidor arranca la legislatura sin equipo de gobierno ni reparto de carteras, una cuestión todavía en negociaciones.

Ese nuevo escenario aportará estabilidad en un Ayuntamiento abonado a los gobiernos minoritarios. Urtaran podrá gobernar con 13 de 27 ediles, a solo uno de la mayoría absoluta. Jeltzales y socialistas mejoraron sensiblemente sus resultados el 26-M, hasta el punto que los primeros han pasado de tercera a primera fuerza y los segundos han desbancado a EH Bildu como la segunda. De este modo, los dos grupos más votados también gobernarán. Será el Ejecutivo más sólido de los últimos veinte años, teniendo en cuenta que hay que remontarse a la legislatura 1995-1999, con José Ángel Cuerda como alcalde, para encontrar un gobierno con más de nueve concejales.

El pleno de investidura ha tenido muy poco que ver con la tensa sesión de 2015, cuando Urtaran fue nombrado alcalde tras desbancar al ganador, Javier Maroto (PP). Entonces logró la makila con el apoyo in extremis de EH Bildu, Podemos e Irabazi. Los socialistas habían anunciado su apoyo al jeltzale, pero al final se desmarcaron y votaron en blanco tras acusar al PNV de «romper el pacto» en Andoain y permitir que gobernara EH Bildu. No obstante, un año después Urtaran firmó la coalición con los socialistas, que se ha mantenido los últimos tres años.

Urtaran ganó las elecciones municipales del 26-M con un discurso templado en el que se esforzó por vender estabilidad. En su historial figuran acuerdos institucionales para duplicar el canon de capitalidad, soterrar el tren, ampliar el tranvía o implantar el 'bus exprés'. Su propuesta electoral estrella ha sido la construcción del auditorio de La Senda, que ha nombrado en su discurso de investidura. En su agenda también aparecen iniciativas como soterrar la rotonda de América Latina y transformar el entorno del antiguo Banco de España.

Gorka Urtaran, de 45 años, es el quinto alcalde de la democracia, después de José Ángel Cuerda (1979-1999), Alfonso Alonso (1999-2007), Patxi Lazcoz (2007-2011) y Javier Maroto (2011-2015).

Las promesas

Auditorio de La Senda.
Urtaran anunció en campaña que impulsaría el auditorio de La Senda, que en realidad será una fusión entre dos proyectos municipales que, como tantos, acabaron en un cajón. En concreto, pretende levantar la sala sinfónica que el exalcalde del PSE Patxi Lazcoz planteó en el BAI Center de Lakua en la parcela donde el popular Alfonso Alonso quería levantar el auditorio de Juan Navarro Baldeweg.
Tranvía y 'bus exprés'.
La movilidad será otro de los ejes prioritarios del nuevo gobierno municipal. Los planes más inmediatos pasan por iniciar las obras de implantación del 'bus exprés' -que echará a rodar en agosto de 2020 con las primeras unidades 100% eléctricas de Tuvisa-, poner en marcha la línea del tranvía a la UPV a final de año y licitar la extensión del metro ligero a Salburua.
Vitoria social.
Urtaran quiere reforzar los recursos sociales para atender a las personas mayores, familias, mujeres, jóvenes y personas vulnerables. El alcalde se comprometió a poner en marcha 84 medidas para que la ciudad «siga siendo punta de lanza» en bienestar. Entre las medidas destacan los nuevos centros socioculturales de mayores de San Martín y Judimendi y la ampliación del de Lakua-Arriaga.
Nueva estrategia comercial.
El Ayuntamiento creará una concejalía de Comercio para impulsar planes de revitalización del sector. La recuperación de los mercados de barrio y una política de eventos que atraiga oportunidades de negocio destacan también en esta estrategia. Las reformas urbanas también ayudarán en este sentido. Tras la de la plaza de Santa Bárbara, la siguiente será la del entorno del Banco de España.

El perfil de Gorka Urtaran