El expresident no podrá ser eurodiputado sin ser antes detenido

Carles Puigdemont/AFP
Carles Puigdemont / AFP

Un informe del Parlamento Europeo tumba las tesis de su defensa y asegura que deberá recoger el acta en España donde existe una orden de arresto contra su persona

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Los tribunales españoles han corregido a la Junta Electoral Central (JEC) y han decidido que Carles Puigdemont podrá presentarse a las elecciones europeas como cabeza de lista de la marca que Junts per Catalunya (JxCat) ha ideado para la cita del 26 de mayo. Podrá presentarse, sí, pero no será eurodiputado en caso de ser elegido a no ser que quiera ser detenido. Para recoger el acta, deberá viajar a Madrid, lo que 'de facto' supondría su arresto al existir una orden de detención contra su persona por su papel en el 'procés'. Puigdemont está huido en Bélgica desde el 30 de octubre de 2017.

Inmerso en su estrategia del 'cuanto peor, mejor', el expresident catalán anunció el 10 de marzo que será el cabeza de lista de JxCat en las elecciones comunitarias del 26-M. Lo hizo para mantener el enésimo pulso con el Gobierno español y, sobre todo, condicionado por la especial relación de escaso amor y muchísimo odio que le une con Esquerra Republicana. Y es que Oriol Junqueras, su exvicepresidente, también liderará la plancha de ERC a las europeas.

La diferencia es que Junqueras sí tomará posesión del acta en caso de ser elegido y Puigdemont, por contra, no podrá hacerlo por estar fugado de la Justicia española. Él y sus abogados aseguran que tendrá luz verde al considerar que tiene inmunidad, pero los servicios jurídicos del Parlamento Europeo emitieron el 17 de abril un informe que echa por tierra su estrategia. Si quiere recoger el acta, deberá hacerlo en Madrid, lo que supondría su arresto inmediato nada más pisar territorio español. Ahora, la decisión es suya.

Este informe, realizado a petición del presidente de la institución, el italiano Antonio Tajani, avala las tesis defendidas por la Junta Electoral Central (JEC), que sostiene que es obligatorio que los europarlamentarios electos juren o prometan la Constitución en la capital española. La inmunidad, además, no entraría en vigor hasta el 2 de julio, coincidiendo con la constitución del nuevo Legislativo comunitario.

«Si salgo, vuelvo a Cataluña»

Sin embargo, la defensa del expresident huido en Waterloo sostiene que la inmunidad entraría en vigor desde el mismo momento en que fuera elegido en las urnas. Bajo esta premisa, llegó a asegurar hace un mes «que si tengo el acta de eurodiputado, vuelvo a Cataluña«. Una promesa que tiene mucho de canto de sirena y que recuerda a aquel volveré a Cataluña si salgo elegido president que lanzó en las elecciones autonómicas de finales de 2017. Un mensaje que le llevó a superar a ERC, que se sabía ganador.

El texto de la Eurocámara reconoce el derecho de los candidatos con órdenes de detención pendientes a concurrir a las elecciones europeas, pero concluye que «su presencia en Madrid es necesaria para poder asumir el compromiso de la Constitución española y, por lo tanto, ser incluido en la lista que comunicarán las autoridades españolas al Parlamento Europeo». En este sentido, explica que en el caso de que se la juegue volviendo a España, serán «las autoridades judiciales españolas las que tendrían que autorizar que pudiera cumplir los trámites» pertinentes.