Macron advierte a Ciudadanos que pactar con Vox es una línea roja

El presidente francés, Emmanuel Macron./AFP
El presidente francés, Emmanuel Macron. / AFP

La República en Marcha, formación del presidente francés y teórica aliada de los de Rivera, sorprende al ofrecer una alianza al PSOE tras las europeas

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La República en Marcha (LREM), la fuerza política del presidente francés Emmanuel Macron y que aglutina a socialdemócratas y conservadores, lanzó este sábado una extraña propuesta al PSOE. La formación gala tendió la mano a los socialistas españoles y a otros del sur de Europa para forjar una alianza tras las elecciones europeas del 26 de mayo. «Constatamos que, sobre todo en los países del Sur, hay socialdemócratas con los que tenemos puntos de convergencia. No sé si en el seno del mismo grupo, quizá no, pero tal vez tras las europeas, en función de los resultados, podamos construir una coalición», declaró a Efe, el máximo responsable de LREM, Stanislas Guerini.

La propuesta llama aún más la atención por la teórica alianza que mantiene el partido de Macron con Ciudadanos. De hecho, Albert Rivera hace gala desde hace años de su proximidad al presidente galo. Guerini señaló que su partido «sigue manteniendo un diálogo amistoso y constructivo con Ciudadanos», pero advirtió que existe una línea roja. Esta es pactar con la ultraderecha, que en el caso español se traduce en hacerlo con Vox.

Los de Rivera se cuidaron mucho de explicar en Europa que ellos no alcanzaron acuerdo alguno con el partido que lidera Santiago Abascal para acabar con casi cuatro décadas de gobiernos socialistas en Andalucía, pero el caso es que son los doce diputados de Vox las que sostienen un Ejecutivo andaluz del que forman parte los liberales.

El candidato de Ciudadanos a la Moncloa ha vetado de antemano cualquier acuerdo con Pedro Sánchez, que, según pronostican todas las encuestas sería la única alternativa viable a un nuevo Ejecutivo socialista en coalición con Podemos y sostenido en el Parlamento por, al menos, Esquerra y el PNV. Por lo tanto, la única opción que contempla Rivera es reeditar el pacto a la andaluza. Y eso, por mucha afinidad ideológica que pueda existir con Macron, es inaceptable para el presidente francés. Más aún cuando su principal rival política en el país vecino es Marine Le Pen, hacia quien Abascal y Vox se deshacen en elogios en cuanto surge una oportunidad.

Opción remota

La posibilidad de una alianza entre La República en Marcha y los socialistas españoles y portugueses, los únicos de su familia europea que se mantienen en la actualidad con fuerza junto a los laboristas británicos y suecos, es más que remota, ya que en la cámara de Estrasburgo conservadores, socialdemócratas y liberales se agrupan independientemente de su nacionalidad en un mismo grupo parlamentario.

Es por ello que la oferta de Guerini suena más a una advertencia a Ciudadanos que a una propuesta real al PSOE. No obstante, aunque en diferentes grupos en la Eurocámara, LREM y los socialistas comparten un profundo sentimiento europeísta y el pleno convencimiento de que se debe de avanzar en la integración comunitaria. También Rivera y Ciudadanos comparten este sentimiento. El problema es que sus eventuales socios parlamentarios de Vox defienden un mensaje ultranacionalista, más propio de los euroescépticos que de los partidarios de fortalecer las estructuras comunitarias. Y en eso en Francia es algo inaceptable.

Más información: