El procés catalán activa en Euskadi el rechazo a la independencia

Dos niños hacen flamear la estelada y la ikurriña en una manifestación en Bilbao el pasado mes de septiembre./BORJA AGUDO
Dos niños hacen flamear la estelada y la ikurriña en una manifestación en Bilbao el pasado mes de septiembre. / BORJA AGUDO

El último Euskobarómetro revela que dos de cada tres vascos se oponen a un proceso similar al vivido en Cataluña

AINHOA MUÑOZ

Se trata del tercer sondeo realizado en una semana y vuelve a confirmarse la misma premisa: Euskadi no está por la labor de vivir un intento de proceso secesionista como el catalán, que derivó en una declaración unilateral de independencia y que, a su vez, acabó con medio Govern encarcelado y, la otra mitad, fugado a Bruselas.

Tras el Sociómetro elaborado por el Gobierno Vasco y el Deustobarómetro de la Univerisdad de Deusto, el último Euskobarómetro presentado este viernes en Bilbao -el sondeo que realiza desde hace más de veinte años la Universidad del País Vasco- revela que el procés ha activado el rechazo a la independencia en Euskadi, donde el 'no' a la vía secesionista ganaría por 17 puntos al 'sí' en un hipotético referéndum, una posición contraria al independentismo que ha crecido ocho puntos en el último año. Es decir, un 59% de los vascos tiene pocos o ningún deseo de independencia. Sin embargo, el deseo de celebrar una consulta sigue ganando. Así, preguntados sobre su grado de acuerdo o desacuerdo con que se plantee en el País Vasco un referéndum sobre una posible independencia de España, el 58% de los vascos está a favor, y el 33% en contra.

Lo cierto es que los datos que ha ofrecido la encuesta son reveladores: dos de cada tres vascos, es decir, el 66% de ciudadanos, se oponen a imitar la vía catalana, tanto entre nacionalistas (53%), como no nacionalistas (80%) y en casi todos los electorados (desde el 69% de Podemos y el 100% de los populares), con la única excepción de EH Bildu (28%). Es decir, a favor se pronuncia el 25% de los entrevistados por el Euskobarometro, sobre todo, en el electorado de la izquierda abertzale (61%) y, en menor medida, los nacionalistas en general (39%).

Además, los vascos dan un suspenso rotundo a las actuaciones en la crisis catalana tanto de las instituciones autonómicas en Cataluña (un 3,1 de nota), como del Estado (un 1,9). En cuanto al referéndum catalán del 1-O, para el 81% de los encuestados, tal como estaba planteado por las instituciones catalanas, "no reunía las garantías para ser considerado plenamente legal y válido". Y preguntados por la declaración unilateral de independencia aprobada por el Parlament, el 64% de los entrevistados la rechaza, frente al 27% que manifiestan su apoyo.

Fórmula territorial

De hecho, el sondeo recoge que los vascos siguen divididos entre autonomismo, federalismo e independentismo. En este sentido, y en lo relativo a las alternativas sobre la forma de Estado, la gran mayoría de los vascos siguen oscilando entre la actual fórmula autonómica (36%) y un posible escenario federal (32%). El independentismo sigue siendo minoritario y vuelve a situarse en torno a una cuarta parte de los vascos (24%), con un retroceso semestral de cuatro puntos.

Por otra parte, un 77% de la ciudadanía vasca sigue mostrándose, relativamente, satisfecha con el Estatuto, mientras que los insatisfechos no llegan a uno de cada cinco (18%), con una relativa estabilidad en el último año. Cuando se le pregunta a la ciudadanía vasca por las alternativas al actual estatus de autogobierno, un 27% sigue sin querer cambios, un 25% se conforma con que se completen las transferencias y un 27% optan por la reforma y la ampliación del autogobierno, mientras que solo un 16% se decanta con claridad por una posición de ruptura soberanista, con cambios interanuales muy poco significativos.

Además, el apoyo mayoritario explícito al Estatuto de Gernika iguala, por primera vez en muchos años, al obtenido cuando se votó en el referéndum de 1979.

Identidades

En esta línea, una mayoría de casi tres de cada cinco vascos (56 %) mantienen la compatibilidad de identidades vasca y española, con un predominio de la dualidad equilibrada vasco-española (31 %), a la que se añade el ya conocido sesgo del sentimiento vasquista -un poco más vasco que español- (23 %), muy superior, en todo caso, al españolista (2 %).

El españolismo extremo se mantiene en un reducido 5 %, mientras que el exclusivismo vasquista sigue siendo la identidad expresada por algo más de un tercio de los vascos (35 %).

El sondeo fue realizado entre los días 24 de octubre y 12 de noviembre, con 600 entrevistas individuales a domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos