Vicrila certifica su «salida de la UVI» con la inversión de 12 millones en cuatro años

Andrea Arana | Pablo del Caño

La firma de Leioa, que ha estado dos años en concurso de acreedores, pretende potenciar las ventas en el exterior, sobre todo en EE UU

MARISOL MATTOS

Tras dos años de proceso concursal, el fabricante vizcaíno de vidrio de mesa Vicrila ha resurgido gracias a la adquisición de la compañía por la sociedad Mivaricar, integrada por inversores vascos. Ayer, en la puesta de largo de su relanzamiento, el director general, Fernando Bermejillo, adelantó que se invertirán 12 millones de euros en los próximos cuatro años para aumentar la «capacidad y mejora de sus condiciones de producción y para desarrollar nuevos productos y proyectos».

Con 128 años de actividad en el sector, el fabricante de vasos y copas para hostelería y uso doméstico mantiene una cuota del 30% del total del mercado nacional, ámbito donde es el único productor y que pretende fortalecer ya que en la actualidad es el «soporte». En un recorrido por las instalaciones de la planta, ubicada en el barrio de Lamiako, en Leioa, Bermejillo añadió que trabajan ya en una nueva línea de producción. Se trata de una copa cuya elaboración de vidrio templado permite mayor durabilidad y resistencia. Aún no hay fecha de presentación oficial. También se va a potenciar la línea de decorado en serigrafía.

«Las máquinas no descansan y esto nos permite producir 105 copas por minuto», apuntó uno de los 235 trabajadores que permanecen en la empresa tras todas las vicisitudes sufridas. Bermejillo resaltó que uno de los factores que ha influido para que Vicrila haya «salido de la UVI» en la que se encontraba desde 2016 «ha sido el colectivo laboral, que ha mantenido abierta la empresa durante este tiempo». También agradeció su apoyo a los nuevos inversores y la «confianza» mostrado a lo largo de este tiempo por los clientes.

En la actualidad la empresa vende al exterior el 40% de su producción y tiene presencia en al menos 46 países. En ese sentido, el representante de la compañía se mostró optimista porque tal logro ha sido alcanzado sin niguna acción comercial de por medio y en pleno concurso de acreedores. «Vamos a potenciar el mercado internacional, en especial, Estados Unidos. Somos conscientes de lo competitivo que es el mercado americano», indicó. Vicrila ya tiene una lista de contactos con distribuidores, algunos de ellos en exclusividad. Respecto a Europa, Bermejillo destacó que «el tipo de cliente de la empresa es el que valora que, cuando se toma un vino, se lo den en una copa estéticamente impecable y de buena calidad, y esa gente normalmente tiene un poder adquisitivo alto».

La firma ya trabaja en tres canales de distribución para fortalecer la empresa en el corto plazo. «Horeca, que abastece a las cadenas hoteleras, restauración y catering; retail, que suminista a supermercados y tiendas especializadas; y el B2B, como el principal proveedor de empresas envasadoras y ajenas al sector que encargan productos para promoción propia». Y serán precisamente el 'business-to-business' y el de retail el que intensificará e impulsará en los próximos meses. «No es lo mismo jugar que ganar. Nosotros ya jugamos, pero ahora lo que queremos es volver a ser una empresa ganadora».

Temas

Leioa
 

Fotos

Vídeos