Las ventas de coches aguantan mejor en Euskadi

Las ventas de coches aguantan mejor en Euskadi

Las de usados descendieron en mayo un 3,4%, frente a la media nacional del 9,6%. Fue además uno de los únicos dos territorios donde las nuevas matriculaciones crecieron

JORGE MURCIA

No corren los mejores tiempos para los concesionarios y otros puntos de venta de coches. El mercado de nuevos está en caída libre, pero no porque se vendan más vehículos de segunda mano precisamente. El pasado mes de mayo cayeron un 7,3% las matriculaciones de turismos y todoterrenos nuevos, mientras que la compraventa de usados retrocedió más todavía, un 9,6%. Sin embargo, en Euskadi el mercado automovilístico resiste mejor que en la gran mayoría de las otras comunidades autónomas. Fue una de las dos en las que se vendieron más vehículos nuevos que en mayo de 2018 (un +3,3%). Además, el retroceso en la compraventa de segunda mano fue del 3,4%, notablemente inferior a la media nacional.

Tras el mes de abril, que gracias a la mayor actividad del canal de alquiladores terminó en números negros, mayo confirmó la caída de matriculaciones de coches nuevos que se viene registrando desde septiembre. Y esa dinámica está empezando a afectar al mercado de segunda mano. Según datos de la consultora MSI para la patronal de los concesionarios, Faconauto, en el quinto mes de este año se alcanzaron 175.973 transferencias, lo que supone encadenar dos meses consecutivos de retrocesos.

Faconauto explica esta situación a la falta de 'stock', que afecta «especialmente a los coches de 6 a 10 años, pero que ahora también ha empezado a observarse en el tramo de 0 a 5 años debido al mal comportamiento que está teniendo el mercado de nuevos desde hace nueve meses». Como explica el director de comunicación de la patronal de concesionarios, Raúl Morales, el mercado de usados y el de nuevos «no están aislados y lo que ocurre en uno impacta en el otro».

Ocurre que muchos turismos y todoterrenos que hasta ahora han alimentado el circuito de usados (procedentes muchos de ellos de las automatriculaciones que efectúan los concesionarios para cuadrar balances) «ahora no entran. Al final, lo importante sería que en ambos casos hubiera crecimientos, lo que sería muestra de un mercado de la automoción robusto, lo cual no está sucediendo».

Así, aunque todos los tramos de edad de los coches usados cayeron en ventas, el de 0 a 3 años lo hizo en un 29%. Por su parte, la compraventa de vehículos con una antigüedad de entre 3 y 5 años se redujo un 8,1%, por el 6,6% que cayó la de los coches de entre 6 y 10 años. El segmento de usados que mejor resistió a esta debacle fue el de los mayores de 10 años (un 2,4%), que son los que acaparan buena parte del mercado /57% de las ventas). En cuanto a los canales de origen de las transferencias, los más afectados por las caídas de mayo fueron el de 'renting', con un -72,1%, seguido del de compraventa (-27,6). Por su parte, las operaciones cerradas por los concesionarios se redujeron un 27,4%.

Curiosamente al contrario de lo que ocurre en el segmento de coches nuevos, el de los usados está dominado por los diésel, que representaron el 63,4% de las ventas de mayo, pese a caer un 11,2%. La gasolina supuso el 35% de todas las operaciones, con una ligera caída interanual (-1%). En el mercado de primera mano los turismos y todoterrenos impulsados por gasóleo sólo alcanzó el 28,3%, por casi un 60% de los de gasolina.

1,86 coches usados por cada uno nuevo

En Euskadi se vendieron el pasado mes de mayo 7.202 coches usados, por 3.854 nuevos. Eso quiere decir que por cada vehículo que se estrenó se matricularon 1,86 de segunda mano. La vasca es la cuarta comunidad autónoma en la que menos coches usados se venden por cada uno nuevo. Por delante están Cataluña (con un ratio de 1,53), Baleares (1,43) y la Comunidad Valenciana (1,39). Caso aparte es el de Madrid, única región en la que el ratio es a favor de los coches nuevos: por cada uno que se matriculó el pasado mes sólo se compró uno viejo.