Los vascos creen que hay que empezar a ahorrar para la jubilación a los 39

Los vascos creen que hay que empezar a ahorrar para la jubilación a los 39

Según un estudio de la aseguradora Caser sólo un 9% de la población activa vasca de entre 30 y 55 años ha realizado algún cálculo para saber de qué pensión dispondra

IRATXE BERNAL

En Euskadi, según datos del Instituto Vasco de Estadística, la esperanza de vida ha aumentado en 9,3 años para las mujeres y en 10,7 para los hombres en Euskadi en las últimas cuatro décadas. La de ellos se sitúa hoy en los 80 años y la de ellas alcanza los 86,2. Una buena noticia, sobre todo si se llega a tan longeva edad en más o menos buena forma, aunque también algo preocupante si pensamos en la caja de la Seguridad Social y las protestas de los jubilados. Cada vez es más obvio que lo óptimo será completar la pensión con dinero ahorrado durante la etapa laboral, y parece que el mensaje ha calado. Un estudio realizado por la aseguradora Caser sobre la actitud de los españoles de entre 30 y 55 años ante la jubilación y cómo se están preparando para disfrutar de ella con solvencia económica asegura que la mayoría cree que para mantener el nivel de vida durante el retiro hay que empezar a ahorrar entre los 41 y los 45 años.

Entre los vascos, esa edad se rebaja hasta los 39 y un 26% de los encuestados asegura que ya está ahorrando «lo suficiente» mientras un 56% afirma que también tiene a mano la hucha, aunque deposita en ella menos de lo que le gustaría. Ambos porcentajes están por encima de la media nacional; los que ahorran lo suficiente se quedan en el 18% y los que se esfuerzan en el 48%. «En el general, en Euskadi hay una mejor educación financiera, lo que unido a la existencia de un producto específico como las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSVA) con bastante implantación explican ese mayor nivel de concienciación», destaca Eva Valero, directora del observatorio de pensiones de Caser. También hay que subrayar que frente a un 4% de despreocupados que podría apartar una parta de su renta para el mañana y no lo hace, un 15% de los encuestados no reserva nada para su retiro porque no se lo puede permitir.

Cumpir cien años

Pero donde el informe quiere poner el acento es que en sólo dos de cada diez vascos se han planteado que pueden llegar a cumplir el siglo y eso que en la última década el número de personas que superan los cien años se ha triplicado. Es decir, que hay mucha vida tras la jubilación. Y mucho que ahorrar también. Y no tanto porque creamos que el sistema público de pensiones vaya a quebrar como porque queremos llenar esos años de retiro de movimiento. «Pasar las tardes en el bar del pueblo echando la partidita como nuestros abuelos no ya una opción para la gente que hoy tiene entre 30 y 55 años. Lo normal es que quieran viajar, cenar fuera, sacar entradas para distintos espectáculos, apuntarse a actividades relacionadas con sus hobbies…», destaca Valero.

Pero si bien la mayoría de los vascos prevé mejorar tras la jubilación su estilo de vida haciendo todas esas cosas para las que ahora no tiene tiempo y más de la mitad de la población (52%) asegura que le sería muy difícil adaptarse a un empeoramiento de su situación económica cuando se jubile, sólo un 11% se ha molestado en echar cuentas y saber para cuánto le dará la pensión y únicamente el 9% cree que para disfrutar de esa socialmente activa pero económicamente tranquila vejez ha de empezar ahorrar antes de cumplir los treinta.

Una cifra que llamativamente está por debajo de la media nacional, pese a que en Euskadi es donde más población hay concienciada de que hay que ser hormiguita para lograr ese desahogo y está también a la cabeza en la contratación de productos financieros específicos. «Los vascos sobresalen frente a otras demarcaciones por ser más ahorradores, de hecho más del 80% de los encuestados se define como tal y si nos fijamos en los productos contratados esa cifra de personas concienciadas llega al 70%, un dato muy por encima de la media estatal y por delante también de regiones como Madrid o Cataluña. Esta capacidad de ahorro les sitúa como los más preparados para afrontar la jubilación», subraya Valero.

De hecho, cuando pensamos para que puede hacernos falta ahorrar el primer destino que pensamos para ese dinero es precisamente la jubilación. «Es una prioridad por encima de la previsión para afrontar posibles los gastos relacionados con los hijos, los imprevistos laborales o con la adquisición de una vivienda», explica la experta. Y puestos a ahorra, el plan de pensiones es el producto estrella. «Es cierto que cada vez hay más opciones pero los planes o las EPSVs en el caso vasco han sido las tradicionalmente más publicitadas y cuentan con las ventjas fiscales como ganchos