La pensión de los trabajadores a tiempo parcial

La pensión de los trabajadores a tiempo parcial
JOSÉ ANTONIO HERCEDirector asociado de Afi

El Tribunal Constitucional ha anulado la fórmula con la que la Seguridad Social española calcula la pensión de jubilación de los trabajadores a tiempo parcial. De paso, y nos hubiera hecho un gran favor a todos, especialmente a la Seguridad Social, podría haber anulado la fórmula general.

Desde 2013, las pensiones de los trabajadores a tiempo parcial se venían calculando teniendo en cuenta, entre otros factores, los años cotizados y las bases de cotización. Las segundas entran en la fórmula de los trabajadores a tiempo parcial muy cercanas, para la inmensa mayoría de aquellos, a sus salarios parciales efectivos.

Ya por esta vía, las pensiones de estos asalariados son sensiblemente inferiores a las de un trabajador a jornada completa. Además, los años cotizados se veían afectados a la baja por los 'coeficientes de parcialidad' de cada periodo de trabajo a jornada homogénea, y por una media ponderada de todos esos coeficientes de parcialidad denominada el 'coeficiente de parcialidad global'. Aparte de otros sortilegios algebraicos para ajustarlo todo y, en su caso (como sucedía habitualmente), complementar a mínimos las pensiones tan bajas que salían, este ajuste en la carrera de cotización es el que el TC ha anulado.

Así, para distinguir la pensión de jornada parcial de la de jornada completa solo queda la mera base reguladora más baja para un trabajador a jornada parcial. Esto de que la pensión de un asalariado que gana la mitad que otro sea correspondientemente menor, lo entiende hasta el propio TC. Y lo que ha anulado es simplemente uno de los dos 'rejones' que determinan este natural ajuste y que, obviamente, era excesivo. Y eso que en 2014 el Congreso, puede que asustado por el doble rejón, decidió aplicar un 'coeficiente elevador' de la carrera de cotización acreditada, totalmente arbitrario, para mitigar su efecto.

Decía antes que es una pena que el TC no haya aprovechado el disparo para acabar con la fórmula general que, en mi modesta opinión, es más arbitraria que utilizar un sacacorchos como instrumento musical. Miren, si el tipo de cotización por contingencias comunes fuese el 5% en vez del 28,3%, la fórmula general daría como resultado la misma pensión que si dicho tipo fuese del 45%. Ello es así porque los únicos factores que determinan la pensión son la edad de jubilación, los años efectivamente cotizados y las bases de cotización. El tipo de cotización no aparece de ninguna manera en la dichosa fórmula.

Este hecho significa que la pensión no es contributiva, de ninguna manera. La fórmula no produce pensiones conmensuradas a las cotizaciones efectivamente versadas por los trabajadores y sus empleadores, y solo por casualidad podría lograr tal proporcionalidad. Si el TC se llega a enterar de esto, seguro que la suspende también.