Tres de cada cuatro desahucios en Euskadi, por impagos de alquiler

Tres de cada cuatro desahucios en Euskadi, por impagos de alquiler

Sólo 13 de los 315 lanzamientos registrados en el primer trimestre de año se debieron a ejecuciones hipotecarias

JORGE MURCIA

El drama de los desahucios sigue presente en la vida de muchos ciudadanos, pero su origen ha cambiado de un tiempo a esta parte. Antes y, sobre todo durante la reciente gran crisis económica, los lanzamientos ejecutados por orden judicial se debían en su mayor parte a ejecuciones hipotecarias. Ahora la principal causa se encuentra en el impago de alquileres. Los últimos datos aportados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) así lo demuestran.

En el primer trimestre de este año se practicaron 315 desahucios en Euskadi, de los que casi el 75% (234) derivaron de la aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Es decir, porque los inquilinos no pudieron hacer frente al pago del alquiler de la vivienda u otro inmueble. Sólo 41 lanzamientos tuvieron como origen una ejecución hipotecaria (el 13%). El resto correspondió a otras causas. Este epígrafe de la estadística engloba diversas situaciones, como por ejemplo el desalojo de un cónyuge que se ha quedado con el uso de la vivienda desoyendo la orden de un juez, o de 'okupas' que habitan de manera ilegal un piso y, por supuesto, no pagan alquiler.

El número de lanzamientos practicados por los juzgados de primera instancia durante el primer trimestre supone un aumento respecto a los 276 desahucios efectuados durante los tres últimos meses de 2018. Sin embargo, representa un descenso del 10,8% si se comparan con los datos del mismo periodo de 2017, cuando se ejecutaron 353.

Una reducción que quizá se explique por un cambio normativo que el Gobierno de Pedro Sánchez introdujo poco antes de las últimas elecciones generales. Con la aprobación del Real decreto-ley 7/2019 del 1 de marzo, el Ejecutivo socialista modificó varios artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Un cambio en virtud del cual «en situaciones de vulnerabilidad el juez suspende el lanzamiento para dar traslado de la situación a los servicios sociales. Es decir, se da un plazo de un mes para ver si se puede gestionar alguna solución de urgencia para la familia que va a ser desahuciada. Quizá en ese retraso se pueda explicar la bajada en el número de desahucios», explica Aner Uriarte, juez decano de Bilbao.

Lo que es innegable es la preeminencia del impago de alquiler como causa principal de los lanzamientos. Casos de familias que se ven en la calle al no poder hacer frente al pago del préstamo hipotecario se siguen dando, pero no en la misma proporción que en años anteriores. Tiempos en los que «los bancos, sin un control específico, impulsaron la cláusula de vencimiento anticipado, en virtud de la cual por un solo céntimo de impago se podía resolver anticipadamente el crédito», asegura Uriarte. Una práctica que los tribunales empezaron a catalogar como prácticas abusivas, lo que ha contribuido a aflojar la presión sobre aquellos prestatarios con dificultades para hacer frente a sus obligaciones hipotecarias.

Precios de alquiler en máximos

Al incremento de los lanzamientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos también ha contribuido el repunte de los precios del alquiler que, de forma especial en algunas ciudades, se viene produciendo en los últimos años. Según datos de la última Encuesta sobre Oferta Inmobiliaria que elabora el Gobierno vasco, alquilar un piso en el mercado libre vasco cuesta una media de 1.047 euros, récord absoluto en los registros estadísticos. Una inflación especialmente preocupante en Gipuzkoa, donde la renta media de alquiler se sitúa en 1.257 euros.

Pero también se dan lanzamientos en viviendas municipales. «En Bilbao, con un parque importante de alquileres sociales bajos, hay muchos casos. Son familias en situación de vulnerabilidad que ni siquiera pueden hacer frente a rentas de 300-400 euros al mes. Hay muchos procedimientos abiertos en los juzgados», revela el juez decano de Bilbao.