Las tres claves para la aviación

Las tres claves para la aviación
NOELIA MARTÍNEZ

La firma IFS dibuja el escenario para un sector que crecerá de la mano del aumento de la demanda de viajes aéreos

JOSÉ V. MERINO

Las compañías de aviación experimentarán este año un crecimiento «dinámico a medida que aumente la demanda de viajes aéreos». A partir de esta convicción, IFS, una firma que desarrolla su propio software de negocio para clientes de todo el mundo que fabrican y distribuyen bienes, mantienen activos y gestionan operaciones basadas en servicios, ha dibujado una serie de predicciones para este 2019. Un año en el que el sector tendrá que lidiar con los precios fluctuantes del petróleo, la escasez de nuevas habilidades profesionales y la gestión de activos más complejos. IFS cuenta con 3.500 empleados que dan soporte a más de un millón de usuarios en todo el mundo a partir de una red de oficinas locales y gracias a un creciente ecosistema de partners.

Y estas son son tres principales conclusiones del estudio.

1- El valor de los datos.

Tener un avión en tierra tiene ramificaciones drásticas, pudiendo costar millones de dólares. Mejorar la disponibilidad operativa y evitar costosos retrasos debe comenzar en el proceso de planificación del mantenimiento. Y la solución está en analizar los datos de fiabilidad, que pueden permitir a los operadores predecir con precisión cuándo fallará un componente y darles más tiempo y libertad para decidir el siguiente paso. Si los operadores saben cuándo es probable que una pieza funcione incorrectamente o se rompa, pueden ganar hasta dos o tres semanas para revisar las opciones y obtener un reemplazo del proveedor más rentable. Esto elimina la presión para encontrar una pieza a corto plazo, lo que a menudo conduce a cambios en el programa de mantenimiento y costosos suministros de emergencia.

La firma considera que los gemelos digitales seguirán jugando un papel clave en la aviación comercial. Durante el proceso de fabricación, los sensores en la maquinaria envían señales al gemelo para medir el rendimiento operativo, las características del producto y las condiciones ambientales dentro de la fábrica. Cuando estos datos se combinan con información organizacional y datos de terceros sobre pronósticos meteorológicos, inteligencia histórica y horario de vuelos, el gemelo digital puede realizar un análisis para detectar patrones que indiquen condiciones óptimas.

2.- Despliegue de la innovación en tierra y aire.

Los operadores se enfrentan a una demanda sin precedentes para innovar más rápido y adoptar nuevas tecnologías que mejoren la experiencia del pasajero, desde los sistemas de entretenimiento en vuelo hasta lo último en aviónica. Sin embargo, estas nuevas herramientas y funcionalidades a menudo tardan mucho tiempo en aprobarse e integrarse, tanto que la aviación está retrasando a otras industrias en velocidad de innovación. Se debe a una suma de factores, incluidas las restricciones reglamentarias, pero a menudo al hecho de que los procesos arcaicos todavía están muy extendidos en todo el ecosistema del operador. El papel prevalece en una gran cantidad de hangares de mantenimiento, las solicitudes de propuestas para proyectos nuevos son extremadamente anticuadas en su construcción y el personal sigue siendo retirado de las operaciones para llevar a cabo formaciones obsoletas.

A juicio de IFS, en lugar de señalar a los fabricantes de equipos originales, a los reguladores o a la industria en su conjunto, los operadores pueden obtener mayor ventaja en innovación si miran hacia ellos mismos. El software en la nube será una herramienta necesaria para acelerar la entrega de nuevas capacidades y eliminar el coste de comprar y gestionar tecnología en las propias instalaciones. Y el software como servicio seguirá siendo el modelo principal para ello. Por ello, en 2019 veremos que los operadores comerciales conectan más áreas de la empresa a la nube para implementar nuevas tecnologías más rápido y aumentar la eficiencia a través de la digitalización y la optimización de la cadena de suministro.

Los analistas consideran que los dispositivos móviles son un factor indispensable. Pueden hacer que los informes precisos de estado de mantenimiento estén disponibles instantáneamente a través de portales de clientes habilitados para dispositivos móviles, y los clientes se beneficiarán directamente de una mejor visibilidad de las métricas clave y el tiempo de respuesta, lo que ayudará a la programación de vuelos.

3.- Los robots no reemplazarán a los profesionales

Los costes laborales son el segundo mayor gasto operativo para las aerolíneas, después del combustible. La capacidad para retener el conocimiento y difundirlo a toda la empresa será clave.

A corto plazo, soluciones como la realidad aumentada ocuparán un primer plano. A más largo plazo, la incorporación del historial de los activos a los sistemas de soporte de mantenimiento garantizará que las lecciones aprendidas se mantengan y se pueda realizar además un seguimiento del historial de componentes.

La demanda de técnicos de mantenimiento de aviación es mayor que la oferta. A juicio de los expertos, se debe abrir la puerta tanto a nuevas oportunidades como a tecnologías emergentes. Los acuerdos con universidades y escuelas técnicas pueden dar un nuevo impulso a la industria. Dichos programas de formación ya están despegando en Europa y Asia, con algunos cursos de aprendizaje que brindan a los estudiantes la oportunidad de obtener un título al mismo tiempo que trabajan.

Pero IFS anima a ir «más allá de simplemente poner en marcha nuevos programas de reclutamiento». Considera que se deben «marcar esfuerzos de digitalización, para que los trabajadores más jóvenes y digitalmente nativos puedan usar las tecnologías que dan por sentado en sus vidas personales».

Cuando se permite que la movilidad juegue una parte clave de la experiencia en el lugar de trabajo, la consecuencia es un desbordamiento de innovación. Uno de estos desbordamientos sería la visualización de registros técnicos: hacer que la información vital esté disponible a través de plataformas móviles o herramientas de realidad aumentada para que las personas puedan acceder cuándo y dónde la necesiten.

2019 será un año crítico para la industria de aviación a la hora de mejorar las eficiencias operativas que tienen un impacto real en la calidad, la velocidad del servicio, la programación, el mantenimiento y la formación. Esto significa que el análisis de fiabilidad, los portales de clientes, las capacidades de mantenimiento más receptivas, un enfoque impulsado por la tecnología para el traspaso de conocimiento y la captación de nuevo talento, serán «esenciales para mantener aviones volando y clientes felices».

Temas

Europa