Trenes más seguros con label vasco

Trenes más seguros con label vasco
Fotolia

El centro tecnológico Ikerlan lidera un proyecto europeo para poner al día el sector ferroviario

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

El centro tecnológico vasco Ikerlan se va a encargar de coordinar el proyecto de I+D+i europeo Safe4RAIL-2, cuyo objetivo es lograr trenes más eficientes y más seguros. Controlará para ello aspectos tan críticos para la seguridad de los pasajeros como los frenos, la aceleración, la detección de humo y fuego o los sistemas de alertas, entre otros.

El proyecto está dotado con un presupuesto cercano a los cuatro millones de euros y cuenta con tres ejes de actuación que se desarrollarán por un consorcio investigador formado por ocho entidades ubicadas en cinco países, entre ellas Ikerlan. La iniciativa dio sus primeros pasos en octubre del 2018 y tendrá un plazo de ejecución de 31 meses.

Los desarrollos del proyecto se van a integrar en dos demostradores, ubicados en Beasain y Hennigsdorf (Alemania), y se realizarán en cooperación con una iniciativa europea liderada por CAF, cuyo consorcio está formado por fabricantes y operadores de ferrocarril líderes en Europa.

Ikerlan está especializado en tres grandes áreas: Tecnologías de Electrónica, información y comunicación (TEIC), Energía y electrónica de potencia, y Fabricación avanzada. Actualmente cuenta con una plantilla de 300 personas.

Datos más precisos

Uno de los objetivos fijados por Safe4RAIL-2 es «aumentar la precisión con la que se gestionan los datos de monitorización y control en el bus del tren», que es el sistema que centraliza las comunicaciones internas.

«Es como tener un reloj muy preciso. La tecnología permite obtener comunicaciones con una precisión muy alta, lo que dota de mayor seguridad al conjunto de operaciones del tren», explica Aitor Arriola, investigador de Ikerlan y coordinador del proyecto.

Suprimir los cables para mejorar el tráfico

Si el primer proyecto fijaba entre sus objetivos ahorrar 10 kilómetros de cable por cada 20 metros de convoy, ahora se pretende dar un paso más y desarrollar una solución inalámbrica que permita eliminar las conexiones físicas entre vagones.

Actualmente, la disposición de convoyes sobre la vía se realiza en grupos de vagones mecánicamente unidos. Al prescindir del cableado de control y pasar a una solución inalámbrica, se dotará de mayor flexibilidad a operaciones como el acoplado o desacoplado de vagones, abaratará los costes de mantenimiento y se optimizará el espacio de ocupación en la vía.

Las tecnologías inalámbricas, apunta Ikerlan, facilitarán «comunicaciones flexibles entre los distintos componentes del tren y otros elementos circundantes (otros trenes, pasajeros, etc.)», lo que a su juicio dará lugar a una flota europea de trenes más inteligentes y a un sistema ferroviario más eficiente.

«La comunicación robusta e inalámbrica entre vagones permitirá aprovechar el espacio entre los grupos de vagones y disponer, por tanto, de más vehículos en la misma vía», resume Arriola.

Optimización de tiempos

El control de los frenos, de la tracción o del aire acondicionado son algunas de las operaciones que se gestionan a través de aplicaciones instaladas en las unidades de control del tren y que se operan de forma remota. El tercer y último eje del proyecto que lidera Ikerlan se centra en facilitar a los desarrolladores de esas aplicaciones la posibilidad de probarlas de forma virtual, permitiendo realizar validaciones previas a la integración de nuevos dispositivos en el tren.

Esta tecnología abre la posibilidad de comprobar si las nuevas aplicaciones se integran adecuadamente en el conjunto de operaciones de un tren, algo que hoy en día sólo puede certificarse instalando físicamente los desarrollos en el convoy. Hacer pruebas de manera virtual optimizará los tiempos de desarrollo de las nuevas aplicaciones.

«En los sistemas de trenes de hoy, las interconexiones y la interoperabilidad no están totalmente optimizadas. Muchas veces, los sistemas de frenado, clima, puertas y eléctricos están diseñados por diferentes compañías sin un vector claro de interoperabilidad. Por esta razón, ahora nos centramos en promover las interconexiones eficientes, las interfaces estandarizadas y el nivel de seguridad mejorado para los sistemas y aplicaciones de trenes distribuidos», añade Arriola.

 

Fotos

Vídeos