El tour de la innovación de Siemens llega a Bilbao

Presentación de Siemens Digital Industries en San Mamés. /PEDRO URRESTI
Presentación de Siemens Digital Industries en San Mamés. / PEDRO URRESTI

Siemens explica en once ciudades cómo la digitalización puede abartar procesos productivos y mejorar la competitividad de la empresas

IRATXE BERNAL

No hay nada mejor que predicar con el ejemplo. Cuando la planta de Siemens en Amberg empezó a fabricar los controladores Simatic S7-1500, uno de los productos estrella de sus soluciones digitales para la industria, se encontró con un cuello de botella a la hora de realizar las inspecciones con Rayos X que garantizan que todas las soldaduras de las placas estaban bien hechas. De primeras, la opción más sencilla podría haber sido colocar más lectores, pero eso no hubiese propio de una precursora de la fabricación inteligente. En su lugar, la compañía optó por aplicar la misma tecnología que estaba ofreciendo a otros a través de esos mismos controladores. Es decir, recoger también ellos todos datos derivados del proceso de fabricación e ir cotejando en cada una de las fases si todo se estaba realizando adecuadamente.

Una vez hecho, resultó que el 30% de los controladores no necesitaba pasar por los lectores para garantizar al 100% su calidad y se podían saltar tranquilamente ese paso. «Es un claro ejemplo de lo que puede suponer dar valor al dato, es decir, a la información que ya tienes pero que no recopilas ni analizas en su conjunto», resumía Álvaro Esteve, responsable de la división dedicada a las soluciones para la fabricación inteligente de Siemens Digital Industries en España, ante las cerca de 200 personas que han acercado esta semana a San Mamés para participar para conocer las novedades «aptas para todas las empresas» que la multinacional alemana ofrece para impulsar la digitalización.

La firma está realizando una gira (Innovation Tour) por once ciudades españolas (en Euskadi sólo recala en Bilbao) dentro de una inicitiva en la que quiere ejercen un poco de evangelizadores de la Industria 4.0. «La aplicación de tecnología digital a distintos procesos de fabricación puede elevar la productividad hasta en un 20%. Se estima que, en los próximos años un 21% de las fábricas harán uso de tecnologías como la interconectividad, la analítica de datos, la inteligencia artificial y la robótica avanzada, pero según un informe que realizamos junto a Roland Berger sólo un 10% de las empresas industriales afirman tener una estrategia sobre digitalización formalizada», señaló Esteve, consciente de que aún hay mucho trabajo divulgativo que hacer, sobre todo entre las pymes. «Nosotros estamos fundamentalmente centrados en las plantas de producción y quienes integran aplicaciones para la planta, así que a estos eventos acuden desde los clientes finales a los Tier 1 (firmas proveedoras que producen componentes críticos para otro cliente) pasando fabricantes de líneas de producción para éstos», señaló.

Gemelos digitales e Internet de las cosas

Porque lo mejor de la digitalización es que no hace falta ser Siemens para implantarla. Lo peor, que va a ser obligatoria. Si es que no lo es ya. «Son tecnologías que agilizan procesos y evitan errores, es decir, que abaratan costes allá donde se apliquen. Hay sectores donde tardará más en calar porque se innova más en el producto que en el proceso, pero hay otros donde ya son imprescindibles. Es el caso de la automoción, que aquí tiene muy buen tejido empresarial que está obligado a seguir el ritmo de las marcas que renuevan sus modelos cada poco tiempo, o el de la industria alimentaria, que es muy competitivo en los costes. Es decir, que hay que subirse al tren cuanto antes porque, además, cuanto antes se haga mayor será el beneficio», aseguró.

Aquí de nuevo Siemens podría hablar de sí misma. Hace algo más una década, intuyeron las posibilidades que podía ofrecer unir el diseño en ingeniería mecánica con la automatización de procesos y se lanzaron a explorar la viabilidad de los entonces prácticamente desconocidos gemelos digitales. Es decir, entornos virtuales de, por ejemplo, una fábrica en los que se reproduce todo el funcionamiento de ésta para, a través de la recogida de datos en simulaciones, conocer de antemano cómo será el proceso real de fabricación de un producto. Esta réplica virtual, que aúna todas las tecnologías de uso común en la fábrica, permite tener una visión completa de todo el diseño y fabricación sin pasar por costoso proceso de pruebas. Esto es, se anticipan los errores antes de que ocurran con lo que se abarata la búsqueda de una solución.

Convencidos de que tendrían nicho de mercado como proveedores de esa incipiente tecnología e incluso de servicios vinculados a ella, Siemens invirtió más de 10.000 millones de euros en adquirir compañías de 'software'. Hace sólo dos años que aquella intuición se convirtió en la posibilidad real de ofrecer a sus clientes la creación a medida de gemelos virtuales, una decisión que ha permitido a la firma incrementar los ingresos generados por soluciones digitales a nivel mundial en un 20%. Hoy esos ingresos son de 5.200 millones de euros, de los que 4.000 millones corresponden a la venta de 'software' y el resto a la servitización, es decir a la prestación de servicios derivados de ese 'software'.

Y si los gemelos digitales eran la gran ola hace diez años, hoy lo es el Internet de las cosas (donde la firma ya se ha posicionado con el controlador creado en la planta de Amberg), la la tecnología del Edge Computing Industrial (que viene a ser como disponer de una nube a nivel local para controlar mejor la seguridad de los datos y contar con latencias más bajas) y, por supuesto, las aplicaciones industriales del 5G.