La tarifa plana sólo suma 20.000 autónomos en el primer semestre

La tarifa plana sólo suma 20.000 autónomos en el primer semestre

UPTA lamenta que los 700 millones de euros anuales que la Seguridad Social destina a esta fórmula «son ineficaces para el asentamiento y la consolidación del trabajo por cuenta propa»

IRATXE BERNAL

Según los último datos facilitados por el Ministerio de Trabajo, los trabajadores autónomos dados de alta en junio eran algo más de dos millones; 2.014.464, exactamente. De ellos, 368.449 figuraban como beneficiarios de cuotas a la Seguridad Social reducidas gracias a la tarifa plana. Este dato muestra un incremento neto de 20.000 trabajadores durante el primer semestre del año, una cifra que según afirma la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), pone de manifiesto que «los 700 millones de euros anuales destinados a esta bonificación son ineficaces para el asentamiento y la consolidación del trabajo autónomo en nuestro país».

La asociación justifica esta afirmación asegurando que actualmente, de los trabajadores por cuenta propia que se benefician de la tarifa plana, 327.547 están registrados en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos) desde hace memos de once meses y que «sólo el 15% de los autónomos que recurre a esta modalidad de alta supera los dos años de vida en activo». Un escaso rédito para los cerca de 3.000 millones de euros que, según sus cálculos, la fórmula ha costado a la Seguridad Social desde su puesta en marcha en 2013. «Es urgente hacer un replanteamiento de las ayudas al inicio de la actividad del trabajo autónomo en España, puesto que la ingente inversión realizada por el Estado a lo largo de estos años en esta bonificación, apenas favorece la consolidación de actividades económicas en nuestro colectivo», ha lamentado Eduardo Abad, presidente de UPTA.

Ajustar cotización e ingresos

En su opinión, «la solución tiene que basarse en una cotización ajustada en función de los ingresos reales, en la que los emprendedores que inician una actividad tengan una tarificación especial, que se ajustará al final del primer ejercicio fiscal en función de los ingresos netos que hayan obtenido». De hecho, esta es una de las peticiones realizada por la asociación al nuevo Gobierno; «planificar de cara al próximo ejercicio un nuevo modelo de cotización que sea la antesala de la reforma total del sistema de cotización en función de ingresos reales».

En realidad, esta modificación de la tarifa plana es una vieja reclamación de UPTA, que en ocasiones anteriores ya ha advertido sobre la necesidad de crear un sistema en el que las personas que tienen acceso a este tipo de bonificaciones sean aquellas que ponen un negocio en marcha para evitar el incremento de los llamados falsos autónomos.

La tarifa plana para autónomos entró en vigor en 2013 para facilitar el acceso al trabajo por cuenta propia a los más jóvenes. En un principio estuvo limitada a trabajadores memores de 30 años, pero ese mismo año se eliminó el límite de edad. Esta tarifa permite a quienes se den de alta en el RETA disfrutar de una bonificación en su cotización a la Seguridad Social durante los 24 primero meses.

Así, frente a la cuota de cotización mínima para el trabajador por cuenta propia de 283,32 euros mensuales, esta fórmula les permite pagar 60 euros durante el primer año, 141,65 durante los siguientes seis meses y 198,31 durante el semestre que completa los dos años de vigencia de la ayuda. Además, las mujeres menores de 35 años y los hombres menores de 30 pueden disfrutar de 12 meses más de bonificación durante los que seguirán pagando 198,31 euros mensuales.