Seis de cada diez vascos trabajan fuera de su municipio de residencia

Tráfico en una calle de Vitoria./Igor Aizpuru
Tráfico en una calle de Vitoria. / Igor Aizpuru

La movilidad laboral es más intensa en las comarcas de Gorbea (83,3%) y Plentzia/Mungia (82,9%), y menor en la Llanada Alavesa (19,4%) y Alto Deba (54,2%)

JORGE MURCIA

A casi todo el mundo le gustaría trabajar en el mismo municipio en el que reside. Hay muchas razones para ello, aunque las que quizá tengan más peso sean aquellas relacionadas con el ahorro, tanto de tiempo como de dinero. Sin embargo, es algo que no está al alcance de todo el mundo. En concreto, de apenas cuatro de cada diez trabajadores vascos. Al resto -seis de cada diez- no le queda más remedio que elegir un medio de transporte para acudir a su puesto de trabajo, según la Estadística de Población y Vivienda (EPV) que elabora el Instituto Vasco de Estadística (Eustat).

Los datos son de 2016, pero en teoría no deben guardar muchas diferencias con la fotografía actual de la movilidad geográfica en el mundo laboral. Esa radiografía muestra cómo en Euskadi 531.182 personas de 16 o más años trabajan en un municipio diferente al de su residencia.

La mayor parte de ellas (473.263, el 52,2% del total de ocupados) lo hace en una localidad ubicada en su mismo territorio histórico. Hay un 4,3% de trabajadores vascos (39.408) que se tienen que desplazar a otro distinto de su lugar de residencia, mientras que 14.736 (el 1,6%) se ven obligados a desplazarse a otra comunidad autónoma. Y un porcentaje residual (el 0,4%) se mueve al extranjero.

La movilidad geográfica de los trabajadores vascos no es homogénea, y presenta hechos diferenciales según el territorio histórico. Por ejemplo, Álava es donde más porcentaje de personas ocupadas trabajan en su lugar de residencia: siete de cada diez. Por contra, esa relación se reduce a cuatro de cada diez en el caso de Gipuzkoa, mientras que en Bizkaia sólo tres de cada diez evita desplazarse diariamente a otro municipio para trabajar.

Hay comarcas en la que la inmensa mayoría de sus trabajadores han de moverse a localidades distintas de la que residen. Es el caso de Estribaciones del Gorbea, en Álava, con un 83,3% de población ocupada afectada por la movilidad laboral. O la de Plentzia/Mungia, con el 82,9%.

En el otro extremo se encuentra la Llanada Alavesa, donde apenas uno de cada cinco personas ocupadas se mueven diariamente hacia otros municipios para trabajar. Un dato relacionado con el hecho de que el desplazamiento por causas laborales afecta en menor medida a las capitales. Hay que tener en cuenta que en la Llanada Alavesa vive más del 80% de los habitantes del territorio histórico, con Vitoria como principal e indiscutible foco poblacional.

La segunda comarca vasca con menor movilidad geográfica laboral, aunque a mucha distancia de la Llanada Alavesa, es la de Donostia-San Sebastián, con un 54,2% de trabajadores que lo hacen en otro municipio distinto al de su residencia. Mismo porcentaje que el de Alto Deba, comarca guipuzcoana que alberga algunos municipios de tamaño intermedio y marcado carácter industrial que registran los menores índices de movilidad, como son Arrasate u Oñati. Rioja Alavesa es otra de las áreas geográficas con un mejor porcentaje de personas que se desplazan fuera de su municipio para trabajar, con localidades como Laguardia, o Elciego a la cabeza de la estadística.

Vitoria, la capital con menos movilidad laboral

Los municipios de población reducida (de menos de 1.000 habitantes) son los más afectados por la movilidad laboral. Como los vizcaínos Fruiz y Sukarrieta y los guipuzcoanos Gaztelu y Arantzatzu, en los que el 90% de su población ocupada trabaja en otra localidad. En cuanto a las capitales, se dan diferencias apreciables. En Vitoria-Gasteiz la movilidad laboral afecta a solo el 15,1% de sus ocupados, por un 34,3% de San Sebastián, mientras que en Bilbao la proporción alcanza el 41,6%.

¿Y a dónde se desplazan fundamentalmente los trabajadores que han de desplazarse a otro territorio histórico? Pues las personas ocupadas residentes el Álava van fundamentalmente a Bizkaia (4,8%), y sólo un 2% a Gipuzkoa. Desde Bizkaia se reparten los desplazamientos casi de una forma similar entre Gipuzkoa (2%) y Álava (2,3%). Por último, un 2,3% de los trabajadores que viven en Gipuzkoa acuden a trabajar a alguna localidad vizcaína, y sólo un 0,9% a una alavesa.

La estadística del Eustat muestra además que la movilidad laboral afecta más a los hombres, ya que sólo un 38% trabaja en el mismo municipio en el que vive, por un 45,2% de mujeres.

 

Fotos

Vídeos