El gas reivindica su cara 'verde'

Planta de biometano./Ecología verde
Planta de biometano. / Ecología verde

El combustible generado a partir de biometano quiere ganar protagonismo en la descarbonización de la economía y Euskadi se suma al proyecto

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

El ineludible proceso de descarbonización de la economía mundial tiene una meta bien definida: llegar a un 'mix' de generación eléctrica a partir de energías renovables que elimine las emisiones contaminantes a la atmósfera. En esa carrera quiere participar el gas, y para ello reivindica su lado 'verde'. La industria de este combustible está decidida a dar más protagonismo a su producto, pero el de origen renovable. Es decir, generado a partir de residuos orgánicos o biomasa, fundamentalmente. Una tecnología que entra dentro de las soluciones que la Comisión Europea baraja en su Directiva de Energías Renovables para apoyar la transición energética hacia un escenario sin emisiones contaminantes de aquí a 2050.

La sede de Enerclub acogió recientemente una jornada en la que precisamente se debatió el papel del gas renovable en la consecución de los objetivos climáticos. La presidenta de Sedigas, patronal de las empresas del ramo, consideró «imprescindible definir medidas para 2030 y 2050 que permitan crear un ecosistema adecuado para desarrollar el gas renovable, incentivar su producción, movilizar los recursos financieros necesarios y facilitar la obtención de objetivos de producción».

José Abascal, secretario de Estado de Energía, destacó que España cuenta con «soluciones tecnológicas que nos permiten producir energía más sostenible y competitiva». En su opinión, la clave para conseguirlo pasa por el almacenamiento. Y ahí, sostiene, «el gas renovable juega un papel esencial, aunque tendrá que competir con las baterías o la energía hidráulica». «El planeta se enfrenta a dos grandes desafíos: el crecimiento demográfico y la gestión de residuos, y el cambio climático. En este contexto el gas renovable, y en concreto el biometano, juega un papel fundamental», subrayó por su parte Sergio López, subdirector general de Hidrocarburos, del ministerio para la Transición Ecológica.

En Europa existen cerca de 500 plantas de este tipo de energía, sobre todo en Alemania, Inglaterra o Suecia. España sólo cuenta con una planta de producción de biometano que opera comercialmente (en Valdemingómez, Madrid).

La aportación vasca

El proceso para convertir en 'verde' el gas requiere no obstante una actividad innovadora y de investigación. Como la que lleva a cabo Nortegas (la antigua Naturgas). La compañía -distribuidora de referencia en Euskadi, Cantabria y Asturias- ha desarrollado un proyecto que consiste en una solución para la inyección de gas de origen renovable en la red de distribución de gas natural. La iniciativa -enmarcada en el proyecto de I+D+I denominado Smart Green Gas- ha merecido este año el Premio a la Innovación en la categoría de 'Gas y Renovables', concedido por la Internacional Gas Union (IGU).

Según explica la empresa, la solución ideada permite «de forma económica, inteligente y automática la inyección dosificada de este gas de origen renovable para su mezcla con el gas convencional, de manera que cumpla con la normativa de calidades exigidas para ser utilizado en las redes de distribución» de este combustible. Para conseguirlo ha creado, junto con Tecnalia, una herramienta de simulación que selecciona las tecnologías adecuadas para la inyección del biometano en Estaciones de Regulación de Medida.

 

Fotos

Vídeos