De la recogida de datos a la predicción de averías

Ricardo González Lafuente, director general de Spyro./
Ricardo González Lafuente, director general de Spyro.

La firma de desarrollo de software para la industria Spyro lidera un proyecto cofinanciado por el Gobierno vasco para llevar la analítica predictiva a las pymes

IRATXE BERNAL

«A veces, en este mundillo del sector informático en el que las potencialidades son casi infinitas tendemos a 'vender futuro'. Llevamos años hablando de la capacidad que la tecnología nos ofrece para captar datos de todo el proceso industrial, pero ahora de verdad ya podemos utilizar todos esos datos para aportar soluciones de analítica predictiva, para anticiparnos a muchas de las incidencias que se puedan dar en una fábrica», explica Ricardo González Lafuente, director general de Spyro, la firma especializada en el desarrollo de software para la industria. Está inmersa en un proyecto con el que, junto a seis socios y con el apoyo del Gobierno vasco, «quiere ayudar a las pymes en la transformación digital de plantas productivas».

La iniciativa, denominada Premier, desarrolla tecnología para, en primer lugar, incorporar a cada máquina un lector de datos que envíe toda la información sobre su funcionamiento a la nube. Allí, en una segunda fase, estos indicadores se analizarán al detalle y al segundo. De este estudio pormenorizado «de lo que está ocurriendo en cada momento junto con todo lo que ya ha pasado», se extraerán conclusiones que permitirán adelantarse a potenciales problemas.

«Imaginemos que cada vez que una máquina ha producido una pieza defectuosa previamente se había registrado una lectura anómala de su temperatura. Sabiendo eso, es fácil activar una alerta que nos avise cuando nuevamente se vuelva a dar ese registro fuera de lo normal de la temperatura y que active el envío de un documento en el que se explique al operario cómo ha de actuar para evitar la avería o defecto que se ha producido oras veces», explica González. «Es decir, la tecnología ya nos permite cerrar el círculo de la monitorización para actuar directamente sobre la máquina, algo que cuando hablamos de la industria son palabras mayores».

Un proyecto, distintas soluciones

Spyro desarrolla el proyecto en colaboración con 6 socios (Ingeteam Power Technology, Fagor Arrasate, Fagor Ederlan, Sidenor, RPK y Vixion, la 'startup' constituida por la propia Spyro junto a Tecnalia) y con el apoyo del Gobierno vasco, que lo ha incluido en el programa de apoyo cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) para la realización de proyectos de investigación industrial o desarrollo experimental Hazitek, en cuya convocatoria 2018 esta solución predictiva obtuvo la mejor valoración por parte de la SPRI.

Entre todos, han aportado un presupuesto de 5,5 millones que dentro de un año dará como resultado varias soluciones: por un lado, las particulares que cada uno de los socios realizará para sus respectivas necesidades de producción; y por otro, una estándar, que será la que Spyro comercialice. En el proyecto también participan Ikerlan, Koniker, Tecnalia, Edertek o Azterlan, a las que el consorcio ha subcontratado para la realización de algunos desarrollos.

«En un principio nos estamos centrando en fabricantes en maquinaria de corte industrial, pero también hemos trabajado ya con otras de maquinaria de deformación y prensa. Para nosotros sería un paso importantísimo lograr que estos fabricantes decidan incorporar nuestra tecnología de serie. Eso nos facilitaría que en las fábricas donde se instale su maquinaria se interesen por monitorizar también otras que ya tengan para procesos relacionados; es algo tan sencillo como instalar y configurar en el armario de la máquina un sistema que va en una cajita de ocho centímetros de ancho», explica el director general de Spyro.

Además, dado que el sistema permitiría supervisar en tiempo real tanto una máquina como incluso toda una planta de producción desde un móvil, Spyro espera facilitar ya a partir del año que viene «a todas las pymes» una tecnología que además de anticiparse a las incidencias, les permitirá la optimización tanto las materias primas como de energía e incluso de recursos humanos.

«Habrá empresas en las que baste con tener a una persona de guardia en el turno de noche. Con sólo una persona capaz de reaccionar ante una alerta toda la producción podría seguir en marcha. Eso les permitiría disponer de los trabajadores para tareas de más valor añadido, porque lo automatizable ya lo harán las máquinas casi por sí solas», concluye González.

Temas

Spri