Así se pueden modernizar las pymes vascas

Así se pueden modernizar las pymes vascas

Innobasque pone en marcha un programa para mejorar el modelo de negocio

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

Transformarse, como hacen las grandes empresas, pero siendo pequeñas. Vamos, como lo son la inmensa mayoría de las empresas vascas. La Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque, trabaja con ocho de sus pymes socias en un nuevo proyecto-piloto de innovación en modelos de negocio denominado Bideberri. Pretende generar una metodología contrastada para que cualquier pequeña o mediana empresa pueda llevar a cabo una transformación en sus modelos de negocio y, de este modo, incrementar su competitividad y resultados.

Además de AB Laboratorios, Abantail, Apel, Bombaiworks, La Salve, Lazpiur, Nuuk y RKL Integral, pertenecientes a diferentes sectores, el proyecto cuenta con la colaboración de organizaciones socias de Innobasque expertas en estrategia, tecnologías, marketing y gestión de personas: Ayla Searching, Klap, LKS Next, Minsait (grupo Indra), Obeto Banpro, OPE Consultores, Tecnalia y Vicomtech, Mondragon Unibertsitatea Enpresagintza y un especialista de IESE Business School.

Innovar en modelos de negocio es una gran oportunidad para las pymes. La clave para hacerlo radica «en orientar la empresa al cliente aprovechando las oportunidades que brinda la digitalización». Sin embargo, este proceso resulta complicado para las pequeñas empresas, «tradicionalmente centradas en mejorar sus productos y servicios, y con pocos recursos libres para invertir», ya que suelen caracer de tiempo, acceso a conocimiento inteligente, método o recursos para innovar.

La última edición del 'Informe Innobasque de Innovación' identificó en 2018 como una oportunidad para aumentar la competitividad de Euskadi y su tejido empresarial mejorar la innovación no tecnológica de las pymes, la relacionada con el marketing, la gestión organizativa y de personas y los modelos de negocio.

Innobasque aporta ahora acceso a los conocimientos, recursos humanos y económicos necesarios para hacerlo, a través de los talleres, sesiones individualizadas de acompañamiento y seguimiento personalizado de Bideberri, ofreciendo entornos controlados para que las pymes puedan experimentar, testar y adaptar a su realidad modelos que han resultado exitosos en otras organizaciones.

El itinerario tiene tres fases. Comienza con un diagnóstico detallado del estado de cada pyme para conocer su nivel de innovación, retos y barreras que le impiden innovar. Se diseña luego el modelo de negocio que se quiere alcanzar. Y se traza por fin una hoja de ruta con el apoyo de las personas expertas en cada materia.