¿Puede ser 100% verde la electricidad que contratamos?

¿Puede ser 100% verde la electricidad que contratamos?

La CNMC garantiza que la compraventa de energía por parte de una comercializadora es efectivamente de origen renovable. Pero eso no quiere decir que la que llega hasta nuestra casa lo sea

JORGE MURCIA

La creciente concienciación ciudadana sobre la necesidad de preservar el medio ambiente ha hecho proliferar las ofertas de electricidad cien por cien renovable. Es decir, aquella generada mediante energías limpias, las que por ejemplo no emiten gases contaminantes a la atmósfera. Pero, ¿es posible que la electricidad que se contrata a una comercializadora sea totalmente verde? Sí y no. Porque, si bien es cierto que las compañías pueden garantizar que la electricidad que compran a los generadores provenga de parques eólicos, fotovoltaicos o embalses de agua, eso no quiere decir que la energía que llega a nuestras casas sea enteramente renovable.

Aquellas comercializadoras o cooperativas que ofertan este tipo de suministro son avaladas por un certificado emitido por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Este organismo garantiza que tanto la electricidad que han adquirido dichas empresas como la que han generado los productores sea de origen verde. ¿Cómo? A través del Sistema de Garantías de Origen y Etiquetado de Electricidad europeo, encargado de emitir una certificación -a aquellos productores de energías limpias que lo pidan- de los megavatios/hora (MWh) que han generado en un año a partir de fuentes renovables y cogeneración de alta eficiencia.

Como explican en el Grupo ASE, «si las comercializadoras adquieren la cantidad de energía renovable equivalente al total de lo que demandan sus consumidores, pueden decir, de acuerdo a esa certificación, que ofrecen energía 100% renovable». No es algo difícil de garantizar, porque «no hay que olvidar que más de un tercio de la electricidad que se genera en España es renovable (bastante más de la mitad si se tiene en cuenta además a la nuclear, que tampoco genera emisiones contaminantes, aunque no está considerada como de origen verde)», asegura un experto del sector que prefiere guardar el anonimato. «¿Y cuánta energía verde solicitan los consumidores? Pues claramente menos de ese tercio; ni los consumidores electrointensivos, ni los domésticos acogidos a la tarifa regulada (PVPC) piden esos certificados. Es decir, hay más oferta que demanda», añade.

A su juicio, el sistema de garantía de origen «es positivo y bien pensado, porque conseguiremos que algún día los consumidores se conciencien y pidan energía verde. Y eso hará que los productores quieran generar más electricidad renovable». En parte porque los certificados de origen verde, por los que hoy día las comercializadoras pagan «precios irrisorios», empezarán a encarecerse, lo que al final también beneficiará a los generadores. Sería un incentivo más para instalar más megavatios de electricidad libre de emisiones.

Hacerse «trampas al solitario»

Pedro Linares, profesor de Comillas ICAI y experto en energías renovables, sostiene que el problema de este sistema «es que no necesariamente resulta en una mayor producción renovable. Lo que hacen las comercializadoras es garantizar la energía verde sólo al que la requiere, pero no a todos. Y como hay más producción renovable (gracias a los programas públicos de apoyo, pagados por todos los consumidores) de la que voluntariamente demanda el mercado, lo único que requiere el sistema es «asignar» a unos consumidores la verde, y a otros la otra. Por eso, cree que «lo de los certificados de origen es un poco hacerse trampas al solitario, porque vendemos lo mismo dos veces, una al sistema en general y otra a los 'motivados', sin que estos últimos realmente cambien nada».

Lo que tampoco permiten los certificados es «garantizar que toda la electricidad que se consume instantáneamente es de origen renovable, para eso es necesario un sistema de control por parte de la comercializadora, que asegure que en cada momento ha comprado (y se ha producido) la energía verde necesaria para el consumo», explica Linares. Al final, la electricidad que llega hasta los domicilios no deja de ser una mezcla de todo un 'mix' de generación: tanto la que es renovable como la que no lo es.

Temas

España