El plato 'antigrasa' vasco busca su expansión internacional

El plato filtra la grasa de los alimentos./E. C.
El plato filtra la grasa de los alimentos. / E. C.

La 'startup' vizcaína Plato Hola patentó hace un año una vajilla que separa el aceite de las comidas y reduce sus calorías hasta en un 30%

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

Un plato que filtra el aceite de las comidas y consigue reducir hasta un 30% de sus calorías. Es el producto que hace un año patentó un grupo de ingenieros vascos, y en poco tiempo logró convertir en exitoso negocio gracias en parte a la ayuda y al apoyo de la Diputación de Bizkaia. Ahora busca el salto a los mercados internacionales de la mano de la aceleradora de empresas SoSa Tel Aviv. La plataforma israelí representa uno de los ecosistemas emprendedores más importante del mundo, y en ese gran escaparate tendrán su espacio seis 'startups' vizcaínas. Entre ellas está Plato Hola, creadora de una vajilla que separa el aceite de las comidas y logra reducir sus calorías hasta en un 30%.

La idea nace de la investigación llevada a cabo por cuatro ingenieros vizcaínos (Ander Méndez, Iñigo Alday, Sheila Aguilar y Ainhoa Ocio) a los que une su «amor por el buen comer». Se propusieron dar con un sistema que permitiera comer más sano, o incluso adelgazar, a personas que no estuvieran dispuestas a renunciar a los alimentos más sabrosos, esos que son eliminados en cualquier dieta alimenticia seria. Casi dos años emplearon estos jóvenes estudiantes para dar con un plato que filtra la grasa de los alimentos. La clave del producto, según explican ellos mismos, está en «unos 1.500 agujeros que separan el aceite sobrante de la comida». No es que el plato absorba esa grasa, sino que la separa. Después, basta con lavarlo para poder utilizarlo de nuevo. El mecanismo se basa en formas naturales de filtración de sustancias, a la manera en que lo hacen animales invertebrados como las esponjas de mar.

Plato Hola se lanzó al mercado hace ya un año y, según uno de sus promotores, Ander Méndez, «tuvo bastante buena acogida». Primero fueron las farmacias las que se interesaron por el producto, ya que «como plato es caro (14,95 euros), pero como solución dietética nos es muy barata». El gran salto comercial se produjo en agosto, cuando entró en el escaparate de parafarmacia y menaje de El Corte Inglés, «que es donde mayoritariamente vendemos».

Acuerdo con empresas fabricantes

Al no disponer de instalaciones productivas, Plato Hola llega a acuerdos con empresas para fabricar el producto. En estos momentos los platos 'antigrasa' se producen en compañías de la región alemana de Baviera y China, «ya que fue muy complicado encontrar a alguien que quisiera fabricarlos en España. Nos pedían un número demasiado elevado de unidades». Las empresas fabrican los modelos bajo un contrato de confidencialidad, aunque Méndez es consciente de que «en esta industria hay grandes monstruos y por supuesto son capaces de replicar cualquier modelo», aunque estén protegidos por una patente.

Los responsables de Plato Hola están muy ilusionados con la idea de viajar este año a Tel Aviv para participar el SoSa. «Es un caldo de cultivo ideal para establecer relaciones a largo plazo. No ya en cuestión de vender el plato, sino para aplicar una solución transversal como puede ser la nuestra (la tecnología de separación y absorción de aceites), a un producto como lo que pueda fabricar por ejemplo una empresa grande de menaje». Se trata, en suma, de «expandir fronteras, abrir otros mercados».