Esto hay que llevar en el coche para viajar por Europa

Esto hay que llevar en el coche para viajar por Europa

La aseguradora AXA dibuja una guía para no olvidar ninguna documentación

J. V. M.

Estamos en días de millones de desplazamientos por carretera. Por España y por el extranjero. Todo el mundo es consciente de que para circular por la Península es obligatorio tener contratado un seguro obligatorio que cubrirá los daños ocasionados a terceros en caso de accidente, además de llevar documentación, en vigor y sus originales, para no ser multados.

La aseguradora AXA ha preparado una pequeña guía sobre las oblñigaciones en España y en el extranjero.

Hay que llevar en España

-Permiso de conducción del conductor, en vigor y que sea el adecuado al vehículo que se está conduciendo.

-Permiso de circulación del vehículo.

Pegatina de la ITV visible en la luna delantera, siempre acompañada de la tarjeta, o la tarjeta de ITV electrónica.

-Aunque dejó de ser obligatorio es recomendable llevar el justificante de pago de la póliza del seguro, junto con el teléfono de la compañía aseguradora, e impresos de parte de accidente.

No portar alguno de estos documentos obligatorios conlleva multas que oscilan entre 100 y los 500 euros. Por ejemplo, no llevar el carnet de conducir encima puede suponer una sanción máxima de 100 euros, que puede reducirse a 10 euros si éste se encuentra en vigor. Mientras que en el caso de que se circule con el permiso caducado o retirado, la sanción oscilaría entre los 200 y 500 euros, respectivamente

En cuanto a la documentación del vehículo, si no se lleva el permiso de circulación en el momento del alto de las autoridades, derivaría en una multa de 10 euros, que puede elevarse hasta los 500 en caso de que el vehículo no tenga esta autorización. Mientras que tener la ITV caducada supone una multa de 200 y haber suspendido la revisión de la misma y seguir circulando con el vehículo deriva en una sanción de 500 euros.

Las sanciones son más estrictas con la carencia del seguro obligatorio, ya que en este caso además de la inmovilización del vehículo, los propietarios se enfrentan a penas que oscilan entre 600 y 3.000 euros.

Las obligaciones en Europa

Circular por la UE requiere la misma documentación. Si el país que se va a visitar está dentro de la Unión Europea, se necesitarán los mismos documentos que para circular por España, además de añadir al vehículo un adhesivo de nacionalidad.

Si bien es cierto que los coches de matriculación reciente ya poseen este distintivo en la matrícula, también lo es que los vehículos antiguos, como los de matriculación provincial, no lo poseen. En España es muy elevada la edad media del parque automovilístico, que en el caso de los turismos alcanza 12 años. En el caso de un vehículo antiguo que no tenga la distinción en la matrícula, se debe adquirir una pegatina ovalada con fondo blanco y una E negra, para indicar el origen español del coche, o una con fondo azul, una E blanca y las estrellas propias de la Unión Europea.

Si el país al que se quiere llegar con el vehículo no pertenece a la Unión Europea, se deberá llevar un permiso internacional de conducción que se expide en la jefatura provincial de tráfico.

Además es recomendable cuando se viaja por Europa, sea cual sea el medio de transporte, llevar la tarjeta sanitaria europea y contratar un seguro de viaje que cubra los gastos y actuaciones que puedan derivarse de una asistencia médica en el extranjero.

Para el coche conviene revisar el ámbito territorial de la póliza que se tiene contratada, y en caso de que los países que se van a recorrer no estuviesen incluidos, merece la pena considerar ampliar la cobertura de asistencia.

Una vez se haya comprobado que toda la documentación está en orden conviene revisar las normas de circulación de los países a visitar, ya que velocidades, tasas de alcoholemia, el uso de los distintos carriles e incluso el pago de peajes o pago por la utilización de carreteras varían en cada uno.