La larga resaca del 'puerta fría' de las eléctricas

La larga resaca del 'puerta fría' de las eléctricas

Competencia ha impuesto en los últimos meses un gran número de sanciones por malas prácticas en la comercialización de electricidad a domicilio, que ya no se hace desde octubre

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no da tregua a las eléctricas. En los últimos meses ha impuesto un buen número de sanciones a estas compañías por malas prácticas en la comercialización de sus productos. La mayor parte de estas multas responden a infracciones cometidas años atrás en las visitas de comerciales de electricidad a domicilio sin cita previa concertada, lo que se conoce como el 'puerta a fría'. Es la interminable resaca de una modalidad de comercialización que está prohibida por ley desde el pasado mes de octubre.

La casuística de estas irregularidades es muy diversa. En algunos casos la compañía de turno cambia de contrato al cliente sin su consentimiento, o cuando menos con un procedimiento poco transparente. Fue el motivo por el que Competencia sancionó el pasado martes con 40.000 euros a Endesa por dar de alta dos nuevos contratos de suministro (luz y gas) a un usuario «sin respetar los requisitos de contratación y apoderamiento que establece la ley». Días antes la CNMC había multado con 300.000 euros a la misma empresa, esta vez por cambiar una tarifa de Último Recurso (imprescindible para disfrutar del bono social) al mercado libre sin su aprobación.

La de atraer a clientes con una tarifa regulada (o vinculada a esta modalidad) hacia el mercado libre, es una práctica habitual de las compañías que a veces se lleva a cabo sin la debida transparencia, según denuncian las asociaciones de consumidores. Es lo que pasó este mismo mes cuando el supervisor multó con 1.2 millones de euros a otra eléctrica (en este caso Naturgy) por ofertar a casi 50.000 de sus clientes que tenían una tarifa ligada al PVPC otra del mercado libre que suponía un incremento de la factura de entre un 8% y un 14%.

También recientemente, Endesa no pudo acreditar el consentimiento expreso de 17 clientes para cambiar de compañía. Además, formalizó un cambio de comercializador de electricidad sin el consentimiento de un particular. Y en la misma fecha Competencia sancionó a Iberdrola Clientes y a EDP Energía «por incumplir los requisitos de contratación con los clientes». En el caso de la eléctrica vasca, no aportó la documentación que acreditaba la voluntad un cliente de cambiarse de suministro para cuatro contratos de suministro eléctrico. En cuanto a EDP, fue denunciada por un cliente al que le habían suscrito un nuevo contrato, cuando la compañía «le había informado de que se trataba de una renovación».

Para evitar situaciones como estas, la CNMC obligó el pasado mes de septiembre a los principales grupos energéticos a cambiar su imagen de marca para que los clientes pudieran distinguir entre la empresa comercializadora que ofrece la tarifa regulada en electricidad (PVPC) y en gas (TUR) de las que actúan en el mercado libre. De forma paralela, el Gobierno, a través del Ministerio para la Transición Energética, prohibió la práctica de la venta 'a puerta fría' de electricidad a clientes domésticos.

«A las compañías eléctricas les queda la opción de hacer llamadas para concertar citas con los clientes domésticos, o captarlos en los centros comerciales para luego pasar por sus casas. Pero siempre en base al consentimiento que uno haya dado», dice Kepa Loizaga, responsable de la OCU en Euskadi.

Sin embargo, otras asociaciones de consumidores han detectado nuevas fórmulas para atraer a los clientes al mercado libre, ya que el regulado no resulta rentable para la mayoría de las compañías eléctricas. Es lo que denunciaba Facua el pasado jueves: «Endesa Energía, que es la marca de Endesa encargada de comercializar el mercado libre, se hace pasar por la del mercado regulado», advertía su portavoz, Rubén Sánchez. ¿Y en qué consistía el ardid? «Cuando uno buscaba en Google Endesa XXI, que es la comercializadora del mercado regulado, para pasarte el PVPC -requisito imprescindible para, por ejemplo, acceder al bono social- te llevaba a una página en la que realmente te vendía el producto en el mercado libre. Y engañar a la gente en el mercado libre es tan fácil como decirle que es más barato. Y no es cierto», añade.

Recomendaciones

Las asociaciones de consumidores y la propia CNMC suelen poner a disposición de los usuarios una serie de consejos para contratar la tarifa más adecuada y no firmar nada que no se desee. El Instituto Vasco de Consumo, Kontsumobide, recomienda no fijarse únicamente en el precio de la tarifa, e informarse «sobre la calidad de la atención, el periodo de facturación y otros aspectos». Es también recomendable «exigir siempre una copia del contrato por escrito, y leer atentamente todo su contenido».

Si se contrata el producto por teléfono o internet, hay que solicitar copia por escrito y el documento de revocación para ejercer el derecho de desestimiento. Es decir, «para poder cancelar el contrato sin problemas, sin coste de cancelación, y sin necesidad de justificar la decisión». Para ello hay un plazo de 14 días.

Kontsumobide aconseja «no facilitar los datos bancarios ni firmar nada» al recibir una oferta para cambiar de compañía, «salvo que realmente se quiera hacer ese cambio». Es asimismo importante conservar copias de todos los escritos presentados y recibidos de las facturas, presupuestos, ofertas publicitarias, etc. «Si debes reclamar, te ayudarán a justificar tu petición».

La CNMC aconseja, antes de decidirse por una oferta, leer atentamente las condiciones del contrato. «En particular, busque si incluye o no la contratación y cobro de otros servicios adicionales, ya que tal vez le pueda interesar más un contrato simple, que incluya únicamente el servicio de suministro de gas o electricidad». Y comprobar si el contrato «tiene compromisos de permanencia o incluye penalizaciones económicas al consumidor por su cancelación».

Si se recibe una llamada telefónica para cambiar de suministrador, «no debe sentirse presionado ni precipitarse. Pida una copia del contrato con las condiciones ofrecidas y compruebe que en el contrato escrito figuran todas las condiciones que le indica el vendedor».