Inversores doblemente timados

Inversores doblemente timados
Fotolia

La CNMV alerta de la actividad de empresas fraudulentas que prometen la recuperación de pérdidas a pequeños inversores previamente engañados por chiringuitos financieros

IRATXE BERNAL

«¿Ha sido víctima de un fraude en el pasado a través de un chiringuito financiero? ¿Una compañía con la que usted no ha contactado se ofrece para recuperar los importes perdidos pidiéndole dinero por adelantado?». La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha alertado a los pequeños ahorradores de la posibilidad de ser víctima de un nuevo tipo de fraude realizado por empresas denominadas 'recovery room'.

Estas firmas contactan con personas que previamente han sido engañadas por algún chiringuito financiero. Es decir, por entidades que ofrecen operar con acciones u otros productos financieros sin contar con la debida autorización administrativa para hacerlo y, por tanto, con una elevada probabilidad de perder el dinero invertido y no precisamente por los vaivenes del mercado.

Las 'recovery room' (denominación sacada de la jerga médica estadounidense, que llama así a las salas donde un paciente se recupera de una intervención) aparecen después en escena redondeando el timo prometiendo al ahorrador gestionarle los trámites para iniciar la recuperación de su dinero o bien ofreciéndose a recomprar las acciones o valores adquiridos a través de esas entidades no autorizadas.

Venta de datos

La CNMV advierte por tanto de la posibilidad de ser doblemente timado por la misma gente si esa llamada procede, aunque se identifiquen de otra manera, del chiringuito en el que ya se confió. La otra opción es que una tercera persona o empresa tan poco legal como la primera haya adquirido la lista de afectados y se aproveche del interés de las víctimas del engaño por recuperar sus ahorros.

«Hay que ser consciente de que pueden volver a intentar que inviertan dinero o, incluso, vender sus datos a otras empresas», señala el organismo supervisor de los mercados para subrayar que el hecho de haber sido ya víctima de algún fraude no evita que no lo podamos volver a ser. No hay que bajar la guardia ni siquiera tras haber tropezado ya con los timadores.

Otras advertencias lanzadas por la CNMV piden a los ahorradores que presten atención a posibles indicios de estafa como que la empresa que se ofrece a recuperar su dinero se ponga en contacto con ellos sin haberlo solicitado, o que les pidan por adelantado el pago de cualquier servicio, honorario, trámite burocrático o póliza de seguro. También hay que desconfiar de quien asegure hablar por la propia CNMV, ya que «ni ésta ni sus empleados contactarán directamente con los posibles afectados» y tampoco está autorizado el uso de su identidad, imagen corporativa o del dominio cnmv.es con el fin de recuperar las pérdidas.

En este sentido, el organismo presidido por Sebastián Albella recuerda que su competencia no es supervisar a todas las sociedades, sino que sólo controla a las que desarrollen «una actividad reservada conforme con la normativa del mercado de valores o sometida a autorización o registro en este organismo». Es decir, «hay que evitar responder a ofertas de recompra de acciones o de recuperación de pérdidas sin antes cerciorarse de que se trata de empresas con referencias positivas o fiables, con independencia de que la actuación de estas empresas de 'recovery room' no esté supervisada por la CNMV».

Por último pide a los ahorrados que hayan sido víctimas tanto de un chiringuito financiero como de una 'recovery room' o que hayan recibido ofertas de recuperación de fondos de este tipo que acudan a la Policía.