Cómo insertar en el mercado laboral a más de 3.600 jóvenes parados vascos con baja cualificación

Cómo insertar en el mercado laboral a más de 3.600 jóvenes parados vascos con baja cualificación

Apenas el 5% participa en las formaciones de activación sociolaboral que subvenciona el Gobierno vasco

JORGE MURCIA

Apenas representan el 2,6% del total de desempleados, pero constituyen uno de los mayores retos para el departamento de Empleo del Gobierno vasco. ¿Cómo integrar en el mercado laboral a los 3.668 jóvenes parados con baja cualificación que hay registrados en las oficinas de Lanbide? Hablamos de personas que ni siquiera poseen estudios de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), y que por lo tanto sólo pueden obtener los certificados de profesionalidad más básicos, aquellos que sólo exigen tener más de 18 años.

A este colectivo se dirigen diversos proyectos para generar itinerarios de formación en competencias básicas, socio-personales y técnico-profesionales que permitan su inserción laboral y el acceso a certificados de profesionalidad del nivel 2. El Gobierno vasco ha aprobado recientemente la convocatoria de subvenciones (por valor de 1,62 millones de euros) para este tipo de acciones formativas durante el periodo 2019-2021, y que impartirán entidades privadas o públicas que no dependan del Ejecutivo autonómico. A través de esta convocatoria se pretende financiar 14 itinerarios formativos: ocho para Bizkaia, cuatro para Gipuzkoa y 2 para Álava-Araba.

Es el segundo programa que subvenciona la consejería de Empleo y Políticas Sociales. El primero termina en noviembre, y da cobertura a apenas el 5% del colectivo al que está dirigido. En Euskadi están registrados como parados 3.668 jóvenes: 1.316 tienen menos de 20 años, y el resto (2.352) tienen entre 20 y 24 años. Más de la mitad residen en Bizkaia (1.963), mientras que 992 tienen domicilio en Gipuzkoa, y 713 en Álava.

Sólo 18 mujeres

Actualmente participan en los itinerarios formativos 204 parados: 113 en Bizkaia, 61 en Gipuzkoa y 30 en Álava-Araba. Estas personas acuden a tres centros vascos que ofrecen formación ocupacional para el empleo: cursos en los que adquieren nociones básicas en distintas materias, como fontanería, cocina, administración, muebles... De las 204 personas inscritas en la primera convocatoria, sólo 18 son mujeres (12 de Bizkaia y 6 de Gipuzkoa, por ninguna de Álava-Araba), que han optado en su mayoría por itinerarios formativos relacionados con la cocina u otro tipo de rama del sector servicios.

Fuentes del Departamento de Empleo y Políticas sociales admiten que el porcentaje de inscritos en la primera convocatoria respecto al total de potenciales beneficiarios no es demasiado alto (un 5%), aunque tampoco se puede desdeñar «porque les puede abrir las puertas a un trabajo a través de un certificado de profesionalidad». Hay que tener en cuenta, añaden esas mismas fuentes, que se trata de «algo voluntario». Admiten, eso sí, que el objetivo es que en la segunda convocatoria, que arranca en noviembre, participen más mujeres.