En guardia, del primer al último trabajador

La presidenta de Siemens, Rosa García. /I. B. P.
La presidenta de Siemens, Rosa García. / I. B. P.

Rosa García, presidenta y consejera delegada de Siemens en España, apremia a los directivos y gerentes a liberar la gestión de las amenazas informáticas

IRATXE BERNAL

El millar de personas que asistió ayer al primer Basque Cybersecurity Day organizado por el Centro Vasco de Cibereguridad pudo conocer cómo algunos de los mayores expertos en la materia han aplicado medidas de control en sus propias empresas. Cómo se han protegido para evitar pérdidas económicas, la interrupción de sus procesos de negocio, la divulgación de información confidencial, el daño reputacional o la manipulación de los datos.

Así, por ejemplo, Rosa García, presidenta y consejera delegada de Siemens en España hasta finales de año, dedicó su intervención a apremiar a los directivos a implicarse en la gestión de la seguridad informática. García evidenció la necesidad de implantar medidas cuanto antes con tres datos: dentro de dos años, 50 mil millones de dispositivos se conectarán; en 2020 se generarán 44 zettabytes de datos (un 1 seguido de 21 ceros multiplicado por 44 si se quiere pasar a bytes); y los robots asumirán el 25% de las tareas en 2025. Un panorama en que «la junta directiva y la alta gerencia serán esenciales para garantizar que los programas de seguridad cibernética sean rigurosos y efectivos. Un programa robusto debe ser holístico, con una gobernanza colaborativa que incluya a todos los trabajadores», advirtió. «Hay que tratar el riesgo cibernético como algo estratégico y, por tanto, poner al 'top management' a liderarlo».

Esas medidas preventivas tomadas desde la dirección deben, en su opinión, «crear transparencia sobre amenazas, activos críticos y controles efectivos; aumentar las habilidades de sus equipos e impulsar el aprendizaje continuo, facilitar a los empleados hacer lo correcto y proporcionar las herramientas necesarias, y prestar especial atención a las subsidiarias, contratistas y proveedores». Y como nada garantiza la invulnerabilidad, terminó con un consejo: «inviertan en respuesta y recuperación tanto como invierten en resiliencia».

Por otra parte, en la primera mesa redonda de la jornada José Corera (Iberdrola Distribución), Javier Herrero (Aernnova Aerospace), Héctor Olabegogeaskoetxea (Irizar eMobility), Íñigo García-Merino (Siemens-Gamesa) y Susana Asensio (Centro de Ciberseguridad Industrial) señalaron que todas las empresas, no importa su tamaño, han de tomar medidas para protegerse y proteger a sus clientes. Los expertos les animaron a tomar medidas antes de que le obligue ningún reglamento, porque las grandes empresas tractoras que trabajan en sectores como el de la energía o el aeronáutico ya necesitan elevar su línea de protección y sólo trabajarán con quienes sean yan exigentes como ellos en esta materia.

La cita pasó después a abordar las oportunidades de negocio que brinda la colaboración público-privada en ciberseguridad y la necesidad de ésta para poder crear infraestructuras y políticas compartidas que respondan a las tendencias y marquen prioridades, además de dar soporte especializado a las empresas. Félix Barrio (INCIBE), Juha Remes (Finnish Information Security Cluster), Iratxe Martín (Basque Cybersecurity Centre), y Danilo D'Elia (ECSO) subrayaron la necesidad de esta colaboración para cubrir servicios básicos que pudieran no interesar a la iniciativas privada.

La tercera mesa redonda del Basque Cybersecurity Day abordó las oportunidades de negocio que ya ofrece la ciberseguridad. Euskadi, que ya considera esta materia como estratégica al vincularla a la Industria 4.0, tiene una buena oportunidad de posicionarse en la vanguardia de la seguridad informática, un área en la que Europa tiene una gran dependencia tecnológica de los mercados americano o israelí. Los encargados de mostrar estas oportunidades de negocio fueron Aitor Urzelai (Gobierno Vasco), Carlos Alberto Silva (Sonae Investment Management), Miranda Ward (Cylon) y Urko Zurutuza (Mondragon Unibertsitatea).

Por su parte, Roberto Martínez (Ingecom), Azucena Hernández (Grupo Cybentia Mobility & Cybersecurity), Stefan Deutscher (Boston Consulting Group) y Pablo García Bringas (Universidad de Deusto) debatieron sobre las tendencias que la gestión de la seguridad va a implantar tanto en cuestiones tecnológicas como de participación de los trabajadores y directivos en su gestión.

La última de las mesas la protagonizó la llamada «ciudadanía digital». Rikardo Lamadrid (Gobierno Vasco), Manu Viota (Ertzaintza), Jorge Bermúdez (Fiscalía general del Estado), Cristina Isasi (Psimebi) y José de la Peña (Revista 'Sic') hablaron de los riegos que corren ya no las empresas, sino las personas. La encargada de cerrar el Basque Cybersecurity Day fue la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, quien subrayó la necesidad de sensibilizar a empresas y ciudadanos del riesgo real que tienen de ser víctimas de la delincuencia informática. «Más de un 12% de los delitos denunciados ante la Ertzaintza derivan de actividades relacionadas con el uso de internet. El ciberacoso, la usurpación de datos personales o los delitos contra el patrimonio son las denuncias más habituales», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos