¿Por qué una grúa puede durar 50 años?

¿Por qué una grúa puede durar 50 años?

La empresa vizcaína Zeuko desarrolla fórmulas para alargar la vida de los sistemas de elevación

JOSÉ V. MERINO

¿Cómo se prolonga la vida de una grúa? En eso está la empresa Zeuko, una ingeniería especializada en grúas, sistemas de elevación y maquinaria especial con una trayectoria de dos décadas, pero que recoge la tradición anterior de cinco firmas que lideraron el desarrollo industrial en los años cincuenta: Zorroza, Elyma, Urbasa, Krug y Omega. Sus primeras letras forman el nombre de la compañía, cuya actividad se enfoca a prestar servicios en terminales de contenedores y en la industria pesada, además de en otros sectores como astilleros y centrales nucleares.

Saben de lo que hablan. Zeuko, sucesora de la industria siderúrgica y de elevación de Bizkaia, posee los planos originales de la emblemática grúa Carola fabricada en 1957 a petición de los astilleros Euskalduna. Del mismo modo, Talleres de Zorroza, una de las empresas que dio origen a Zeuko, participó en 1890 en la construcción del puente colgante de Bizkaia.

Ahora la firma ha desarrollado un sistema de mantenimiento de grúas y maquinaria pesada que consigue reducir drásticamente los fallos. Consiste en combinar conceptos de mantenimiento correctivo, preventivo y predictivo hasta llegar a un nivel superior en el que se cruzan todos los datos, se conectan con la operativa de planta y se genera un patrón vivo. Se denomina mantenimiento evolutivo.

La firma subraya que «las tareas de mantenimiento de las grúas y la maquinaria pesada tienen un gran impacto sobre su actividad y sobre su vida útil». Cualquier fallo que se produce en estas grandes estructuras mecánicas implica «muchos y grandes perjuicios: costes elevados, improductividad, dificultad para la sustitución, tiempos de espera...». Todo eso sin considerar los posibles accidentes que se pueden ocasionar.

El sistema de mantenimiento evolutivo de Zeuko se basa en dos aspectos. Por un lado, perfila los patrones de mantenimiento a partir de las averías que registra la maquinaria a tiempo real. Por otro, en un conocimiento exhaustivo de la vida de este tipo de maquinaria. Este conocimiento permite personalizar el esquema de mantenimiento en función de las características particulares.

Fase de estabilización

«Si, por ejemplo, es una grúa portainer, sabemos que recién comprada suele tener problemas electrónicos durante un tiempo, ya que la instalación es compleja; que no van a aparecer problemas mecánicos hasta los 4 o 5 años de uso; que después hay una fase de estabilización. Y que cuando tiene más de 15 años surgen problemas de otra índole distinta, aparece la fatiga», apunta Calixto Fernández, el CEO de Zeuko.

Todo esto se traduce en «un mayor ahorro de recursos y costes, una importante rebaja de fallos en funcionamiento y por tanto un mantenimiento más efectivo». También alarga el ciclo de vida de la maquinaria. «En Zeuko tenemos grúas que llevan 50 años funcionado cuando la vida útil era de 15 años».

Zeuko aplica este mantenimiento evolutivo en terminales de contenedores, donde se trabaja al límite de las capacidades de las grúas. También en fábricas con maquinaria pesada, sobre todo de acero; en terminales de carga general de todo tipo; en cementeras, astilleros y plantas donde se mueven volúmenes importantes.